• Los riesgos de la Pasión

    Si no se toman precauciones, los esfuerzos de costaleros y tamborileros pueden acabar en hernias discales y abdominales, problemas en la zona lumbar y cervical y roturas musculares. En Castilla-La Mancha los días de Pasión se viven con intensidad y además de los nazarenos, costaleros y porteadores, los tamborileros tienen especial protagonismo. Por ello, el Colegio Oficial de Fisioterapeutas de Castilla-La Mancha (Coficam) un año más lanza recomendaciones para que quienes participen activamente en los días pasionales recuerden la importancia de la prevención para evitar lesiones.

    Aunque cada vez son más los que se preparan físicamente y ensayan durante las semanas previas a la Semana Santa, los fisioterapeutas castellano-manchegos insisten en que el desconocimiento sobre los riesgos a los que se enfrentan aquellas personas que no están preparadas físicamente y que desfilan como costaleros y porteadores, con imágenes de gran tamaño y peso sobre sus hombros y espalda, sigue siendo elevado.

    No estar preparado para este esfuerzo físico tan continuado puede exponer a numerosas lesiones musculares. Son muy frecuentes, tal y como corrobora una de las fisioterapeutas del Colegio, Yolanda Romero, las contracturas y sobrecargas en cuádriceps y gemelos y en la zona lumbar y cervical, así como roturas musculares, esguinces y luxaciones, muchas de ellas en los tobillos, diagnosticándose también algunas hernias abdominales y discales.

    Por ello, Romero, habla de un programa de calentamiento previo que incluya ejercicios de coordinación, estiramientos y otra clase de entrenamiento dirigido a evitar la pérdida de equilibrio. Además de esto, recomienda mantener una buena hidratación y acompañarla con una faja abdominal y vendajes funcionales en las articulaciones más débiles.

    La fisioterapia, tal y como recuerda el colegio, mejora las posturas viciadas del día a día del costalero. Además de mejorar la conciencia individual que cada uno tiene de su propio cuerpo mediante normas básicas de higiene postural. Reeduca la capacidad respiratoria, mejora la coordinación necesaria para un buen balanceo, posibilitándole adaptarse a los desniveles de la calle y disminuyendo el riesgo de la pérdida de equilibrio. Asimismo, la fisioterapia también puede tratar las consecuencias de esos esfuerzos.

    La actividad de costaleros (cargan el peso sobre su cuello) y de porteadores (cargan los pasos con andas al hombro), requiere un trabajo físico importante que exige una adecuada preparación física y musculatura bien tonificada, con aportes nutricionales y proteicos, para soportar unas 6 horas de carga, sobre todo los músculos abdominales, lumbares y glúteos.

    En el gimnasio, potenciarán la musculatura específica con una rutina de musculación y pesas de espalda alta, ejercicios isométricos de reforzamiento del cuello con toalla, de potenciación abdominal, potenciación cuádriceps con sentadilla, propiocepción y fuerza, potenciación de glúteos y parte posterior de las piernas. Momentos antes de sacar el paso, habrán de iniciar un calentamiento con circunducciones de cuello; estiramiento de hombro, flexiones de codo y muñeca, pecho, columna lumbar, abdominales, gemelo, femoral y sentadillas de los cuádriceps.

    Recomendaciones específicas para tamborileros

    Los tamborileros también deberán controlar la posición del tambor y su postura para evitar lesiones. El tambor se deberá colocar a una altura adecuada y cómoda, con la espalda recta y siempre al frente. Es aconsejable realizar intervalos de descanso descolgando el tambor para descansar la espalda. Así como seguir una serie de consejos básicos para evitar lesiones.

    Asimismo, es muy importante realizar estiramientos de todos los grupos musculares que se van a ejercitar, incluyendo estiramientos y ejercicios de movilización en muñecas, codos y hombros, nos ayudará a evitar futuras posibles lesiones.

    Además, hay que tener especial cuidado con los más pequeños a la hora de seguir estos consejos, ya que en los adultos la cápsula articular del hombro está desarrollada y la cabeza del húmero está protegida por tendones y músculos, no ocurriendo lo mismo en los niños.

    Hay que subrayar que, antes de empezar a tocar el tambor durante un largo período de tiempo, es importante realizar movimientos en círculo de la muñeca, para preparar las articulaciones ante el esfuerzo que se va a llevar a cabo. Del mismo modo, y aunque sea difícil porque la celebración lo requiere, es importante seguir pautas de descanso cada cierto tiempo, para no sobrecargar las articulaciones.

    En definitiva, la preparación física, la prevención y las consultas a profesionales colegiados antes de iniciar cualquier actividad son claves para disfrutar de la Semana Santa y es que, no hay que olvidar que un diagnóstico a tiempo es lo que nos permitirá disfrutar sin imprevistos.

    Lassus - Asociación de Ayuda contra el síndrome depresivo
    Diario Sanitario · Sapere aude | Atrévete a saber

    Suscríbete a nuestra lista de correo

    Apúntate a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias de Diario Sanitario.

    Te has suscrito satisfactoriamente!