• Mancha Centro apuesta por el contacto tras la cesárea

    Si no hay peligro, madre e hijo no tienen por qué separarse. Profesionales sanitarios de los Servicios de Tocoginecología, Pediatría, Reanimación y Anestesiología del Hospital Mancha Centro (Alcázar de San Juan) han implantado un protocolo para el contacto inmediato piel con piel tras las cesáreas de bajo riesgo.

    El Hospital Mancha Centro ha implantado el contacto inmediato piel con piel tras las cesáreas
    Imagen de archivo.

    El gesto piel con piel favorece la unión entre madre e hijo

    El contacto temprano piel con piel consiste en colocar al neonato desnudo en posición decúbito ventral (boca abajo y con la cabeza a un lado) sobre el torso desnudo de su madre, apenas nace o poco tiempo después de hacerlo, ya que se considera que el momento inmediato del nacimiento es un periodo en el que se producen una serie de comportamientos de la madre y del neonato que favorecen la unión y el apego entre ambos.

    Esta práctica es habitual en un parto natural. Sin embargo, en los partos por cesárea realizados en el Hospital Mancha Centro hasta la implantación de este protocolo los recién nacidos no tenían esta oportunidad.

    Unir a madre e hijo mejora la estabilidad cardiorrespiratoria y las cifras de glucemia

    La cesárea es una intervención quirúrgica en la que la madre precisa de una monitorización de constantes y unos cuidados postquirúrgicos que durante las primeras horas se realizaban en la zona de reanimación, donde hasta hace poco no podían ir acompañadas de su bebé.

    El Hospital Mancha Centro ha implantado el contacto inmediato piel con piel tras las cesáreas

    “Para el bebé, el contacto inmediato favorece la adaptación a la vida fuera del vientre materno, disminuye el nivel de estrés, facilita la regulación térmica, mejora la estabilidad cardiorrespiratoria, disminuye los episodios de apnea, optimiza el metabolismo del neonato mejorando las cifras de glucemia y, entre otras cuestiones, favorece también el agarre correcto al pecho”, ha explicado el pediatra David Lozano.

    Aumenta la frecuencia y duración de la lactancia materna

    Asimismo, el doctor Lozano ha recalcado que el contacto precoz también reporta múltiples ventajas en la madre: “Disminuye la ansiedad materna, desciende el dolor por ingurgitación mamaria (inflamación en el pecho de la madre durante la lactancia) y aumenta la frecuencia y duración de la lactancia materna”.

    Además, se considera beneficioso porque tiene un efecto analgésico tanto para la madre como para el neonato y contribuye a una experiencia más grata para la madre tras la cesárea, ya que numerosos estudios apuntan a que la cesárea está asociada a una menor satisfacción de la experiencia del parto y está ligada a una mayor frecuencia de depresión tras dar a luz.

    Guía de Buenas Prácticas

    Ante todas las ventajas que supone esta práctica, los profesionales de Enfermería de Reanimación, Unidad de Tocoginecología, matronas de Paritorio, anestesistas, pediatras y ginecólogos de este centro hospitalario trabajan de forma coordinada para que todo el proceso de este circuito en césareas de bajo riesgo se desarrolle con normalidad.

    La iniciativa ha sido impulsada por el Grupo de Apoyo a la Lactancia Materna en su trabajo de implantación de la Guía de Buenas Prácticas de Lactancia Materna como Centro Comprometido con la Excelencia en Cuidados (BPSO).

    También le puede interesar:

    Uno de cada cuatro partos acaba en cesárea

    Lassus - Asociación de Ayuda contra el síndrome depresivo

    Comentar

    Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

    *

    Diario Sanitario · Sapere aude | Atrévete a saber

    Suscríbete a nuestra lista de correo

    Apúntate a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias de Diario Sanitario.

    Te has suscrito satisfactoriamente!