• Marca Lorenzo: la voz de la experiencia

    «Las matronas estamos desaprovechadas». Y lo dice una que lleva 35 años de ejercicio sin que se le pase la jubilación por la cabeza. Marca Lorenzo Díaz abandera una nueva forma de ver la Enfermería, ya que la suya fue la primera de las especialidades. Profesora, investigadora y, sobre todo, matrona, quería trabajar por y para la mujer y lo ha conseguido. A sus 57 años, toda una profesión le rendirá homenaje en las XXXII Jornadas del Día Internacional de la Enfermería (DIE), que se celebrarán los días 9, 10, y 11 de mayo en Albacete.marca_lorenzo

    Marca Lorenzo quiso ser matrona desde que vio la determinación de las veteranas en el Sanatorio de Santa Cristina. Doña Mari Cruz, Doña Alicia y Doña Carmina eran mujeres independientes y fuertes que peleaban por sus pacientes y por su especialidad, profesionales que se hacían respetar. Y Marca Lorenzo, entonces una joven estudiante de La Herrera, vio en ellas el ejemplo a seguir, por lo que no se conformó con el título de Ayudante Técnico Sanitario.

    Superó el curso para convertirse en diplomada en Enfermería y acto seguido se fue a Madrid, a la Escuela de Matronas, para obtener la especialidad. Con 22 años ya tenía la llave para dedicarse a lo que quería, pero su vocación iba más allá de la idealizada imagen de traer niños al mundo. Su idea era la de estar junto a la mujer desde la adolescencia hasta el climaterio, orientándola en el embarazo, el parto y el puerperio, pero también en planificación familiar o sobre la lactancia. En su opinión, la matrona debe aconsejar sin imponer, empatizando con la paciente en etapas cruciales de su vida.

    La carrera de Marca Lorenzo empezó en Almansa, donde estuvo tres años en Atención Primaria. Para ella, aquella fue una etapa fundamental donde maduró como profesional. Después regresaría a Albacete para pasar más de dos décadas en los paritorios. Desde hace siete años ha regresado a Atención Primaria pasando por los centros de salud de Munera, La Roda y Casasimarro. Ahora trabaja entre el Centro de Salud Zona 5 de Albacete y Chinchilla.

    Lo que soy se lo debo a mis compañeras»

    Ha desempeñado numerosos cargos de responsabilidad como supervisora y ha estado vinculada a la docencia desde el año 1994, pero esta matrona nunca ha dejado de ejercer porque es lo que le gusta. Es más, se sorprende cuando le preguntan por la jubilación porque es un paso que ni se plantea.

    Hija de agricultor y ama de casa, sus padres se empeñaron en dar estudios a los cinco hijos, oportunidad que Marca aprovechó cogiendo un camino, el sanitario, con el que nadie hasta entonces se había atrevido en su familia.

    A su juicio, la Enfermería, como la Medicina, debe estudiar e investigar continuamente, de ahí la importancia de la Unidad Docente de Matronas que ahora coordina y a la que siempre ha estado ligada. Ha formado a decenas de matronas y ha traído a cientos de niños al mundo, al tiempo que ha sido una pieza imprescindible en la formación de numerosas generaciones. Sin embargo, Lorenzo asegura que «lo que soy se lo debo a mis compañeras», de ahí que insista que no se merece un reconocimiento más que el resto.

    En cualquiera de los casos, de 1982 hasta hoy, Marca Lorenzo ha vivido una revolución en la formación de las matronas a la que ha contribuido en la medida de lo posible, igual que en 2007 la estrategia al parto normal supuso un antes y un después que también defendió.

    Hoy, esta matrona se considera una privilegiada, pero cree que a la Enfermería aún le queda terreno por conquistar. En lo referente a su especialidad, está convencida de que «estamos desaprovechadas». En su opinión, las matronas deberían tener más presencia tanto en los centros de salud como en los hospitales.

    programa_die

    Lassus - Asociación de Ayuda contra el síndrome depresivo