• «Estoy aquí gracias a la investigación»

    La albaceteña María Carrilero salió de trabajar y se fue al gimnasio. Al día siguiente, le diagnosticaban una leucemia mieloide aguda y empezaba con la quimioterapia. Ella ha sido la protagonista de las XII Jornadas Oncológicas de la Asociación Española Contra el Cáncer, centradas en los cánceres hematológicos.

    María Carrilero
    María, a la izquierda, con su hermana.

    María Carrilero ha representado a los pacientes en las XII Jornadas Oncológicas

    María Carrilero ha hecho hincapié tanto en la donación de médula como en la investigación, porque ha necesitado los dos caminos para sobrevivir a su cáncer hematológico. Su leucemia no respondía a la quimioterapia, por lo que entró en un ensayo clínico, en Valencia, que funcionó.

    Pero superado el cáncer, esta paciente necesitaba «resetear su médula» y recibir un trasplante. Así, después de la angustia de la espera, la sangre de cordón umbilical donada por una madre italiana resultó compatible. Por eso ahora, como presidenta de la asociación Yo me pido vida, no se cansa de explicar la importancia de hacerse donante de médula, así como insiste en que el voluntario nunca sabrá ni cuándo le pueden llamar ni para quién será su donación, pero podrá salvar una vida.

    Se ha propuesto trabajar por quienes vengan detrás de ella presidiendo la asociación Yo me pido vida

    Después de la leucemia, María Carrilero no es la misma. Ahora sabe priorizar o, como se suele decir, tomarse la vida con filosofía. Eso sí, se ha propuesto trabajar por quienes vengan detrás de ella. Y es que, en su caso, a lo largo de la enfermedad, siempre echó de menos la experiencia de un paciente que le explicara, como ella ha hecho esta tarde durante las XII Jornadas Oncológicas, que la enfermedad es larga y complicada, pero que se sale.

    María Carrilero
    María Carrilero ha estado arropada en su intervención en las Jornadas por mimebros de la asociación que preside «Yo me pido vida».

    Un día era una joven de 24 años, con su trabajo y sus estudios de Audiología Protésica, y al siguiente no respondía a la quimioterapia.

    Pero hoy tiene 26 años y está preparada para recuperar su vida. Como los médicos han «reseteado» su sistema inmunológico, María Carrilero no volverá a trabajar hasta que se vacune, ya que, por esta situación, ha pasado, incluso, las paperas. Eso sí, la segunda parte de su vida empezará en breve.

    Quiere que su testimonio sirva para que los pacientes sepan que la sanidad pública funciona, que hay grandes profesionales, que las donaciones de médula salvan vidas y que no todo el mundo tiene el apoyo familiar o los recursos con los que ella se ha enfrentado a la leucemia. El suyo ha sido un testimonio cargado de realismo y optimismo.

    La joven, con ponentes de las Jornadas.
    XII Jornadas Oncológicas
    Voluntarios y representantes institucionales en la inauguración de las XII Jornadas.

    También le puede interesar:

    Jaque mate a la leucemia

    El paciente con leucemia que estudia Medicina

    Lassus - Asociación de Ayuda contra el síndrome depresivo

    Comentar

    Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

    *

    Diario Sanitario · Sapere aude | Atrévete a saber

    Suscríbete a nuestra lista de correo

    Apúntate a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias de Diario Sanitario.

    Te has suscrito satisfactoriamente!