• Los mejores también eligen Medicina de Familia

    ¿Por qué apuestan por Medicina de Familia quienes logran los mejores puestos en el examen MIR? ¿No era el ‘patito feo’?

    La especialidad de Medicina de Familia y Comunitaria es la que más plazas de residencia oferta, pero no la más demandada, porque implica deambular por los pueblos y servicios de urgencias. Así, después de seis años de una carrera como Medicina, a la que sólo acceden los mejores, superado el temido examen MIR, ¿quién quiere Medicina de Familia? Pues hay casos, como el del Dr Carlos Llano Gómez, en el que pesa más la vocación. Podría haber elegido cualquier especialidad en el hospital que hubiese querido de la geografía española, pero con el número 754 del MIR, este residente fue el primero en elegir Medicina de Familia en Castilla-La Mancha, concretamente en Albacete.

    medicina familia
    Llano Gómez, el segundo a la derecha, junto a sus compañeros Sandra Auñón, Fátima Garcilópez, Blanca Sánchez, Ramón Torres, Deyse Dos Santos, Lamberto Landete y Mario Mancebo.

    El Dr Carlos Llano Gómez, con el número 754 en el examen MIR, ha sido el primero en elegir Medicina de Familia en Castilla-La Mancha, concretamente en Albacete

    «Medicina de Familia y Comunitaria acerca la atención al paciente dentro de sus circunstancias sociales y psicológicas. Es la sanidad que llega a todos, que te da la oportunidad de conocer a los pacientes como personas, más allá de la enfermedad». Estos son sólo algunos de los argumentos por los que el Dr Carlos Llano Gómez eligió la medicina del centro de salud frente a las demás.

    Todas las voces que le aconsejaban un gran hospital se acallaron en su cabeza porque este joven quería tratar a las personas en toda su complejidad, con sus circunstancias laborales, sociales, familiares y físicas. Quería estar en el eje del sistema sanitario, en el primer escalón, aunque eso le haya supuesto enfundarse el EPI desde el primer día y enfrentarse a una quinta ola COVID que está tocando de lleno a Atención Primaria.

    Egresado de la Facultad de Medicina de Albacete, de su tierra, Llano Gómez pertenece a esa generación que nunca olvidará el último año de carrera. La pandemia le robó parte del sexto curso e incluso la graduación, que se pospuso hasta 2021. Pero después del confinamiento, las restricciones y las interminables horas de estudio, ha invertido su vocación, con sus matrículas de honor y su número 754 del MIR, en Medicina de Familia y Comunitaria. Como él, sus compañeros, residentes en el centro de salud Zona 8 de Albacete, quieren cambiar la imagen de una especialidad que sigue denostada en la elección MIR.

    Millones de consultas y urgencias

    Y es que no hay que olvidar, como recuerda un histórico defensor de la Medicina de Familia, el Dr Vicente Matas, que «esta especialidad es sin duda la base de nuestro sistema sanitario por el número de profesionales que la ejercen, 29.743 en los equipos de Atención Primaria en el año 2019, más 6.378 en Urgencias de Atención Primaria y un importante número en Urgencia de Hospital y Servicios Emergencias-061. Sin olvidar la ingente actividad que desarrolla (203.728.915 consultas ordinarias y 23.649.975 urgencias médicas en el año 2019 en Atención Primaria) o que es la especialidad que garantiza la equidad y el acceso a la salud hasta en el hogar más alejado del pueblo más aislado. Aunque no es de las más elegidas primero».

    medicina familia
    Carlos Llano Gómez.

    «Es la sanidad que llega a todos, que te da la oportunidad de conocer a los pacientes como personas, más allá de la enfermedad«

    medicina familia
    Deyse H. Dos Santos Zaccaro

    «Una de las especialidades más cercanas al paciente y una de las más resolutivas, donde resolvemos hasta un 90% de las consultas sin necesidad de derivación»

    Ramón Torres González.

    «Sigue al paciente a lo largo de toda su vida, desde que se encuentra en el vientre materno hasta que nos despedimos de él en sus últimos días»

    Como el Dr Carlos Llano Gómez, sus compañeros residentes tienen claro que han acertado, que Medicina de Familia es la que estrecha lazos con el paciente, la que lo trata y cuida desde el vientre materno hasta el final de sus días, el primer escalón, la que conoce sus dolencias físicas y emocionales, sus problemas familiares y laborales o sus dificultades económicas. Por algo se llama Medicina Familiar y Comunitaria.

    Llano Gómez, a la izquierda, junto a sus compañeros residentes del centro de salud Zona 8 de Albacete, Sandra Auñón, Fátima Garcilópez, Blanca Sánchez, Ramón Torres, Deyse Dos Santos, Lamberto Landete y Mario Mancebo. Auñón y Garcilópez son EIR, enfermeras residentes de Medicina de Familia y Comunitaria.

    Comentar

    Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

    *