• Minateda, un paisaje por descubrir

    Las rutas senderistas de Rigoberto López y Manuel Martínez son una invitación a disfrutar de un ejercicio físico imprescindible para la salud. Un adulto debe hacer 150 minutos de ejercicio a la semana 

    El Autor

    Rigoberto López HonrubiaProfesor de Psicología de la Salud en la Facultad de Enfermería

    Por la autovía a Murcia nos desviamos hacia Nava Campana y finalmente a Minateda. A la entrada del pueblo, en el Estanco Viejo, aparcamos, y el trío del día, Dolores, Manu y yo nos ponemos en marcha. Es una ruta muy deseada que hemos ido aplazando. El primer objetivo, subir al Tolmo, yacimiento con raíces prehistóricas del Bronce, y habitado hasta el final de la época islámica.

    Minateda
    Minateda

    Atravesamos un cauce que recoge las aguas de los arroyos Fuente García, Morote y Tobarra, forrado de inmensas piedras y minado de conejos y llegamos cerca de la pasarela de acceso al parque arqueológico, debajo de la que hubiéramos podido ver las rodás en la piedra del camino que sube al Tolmo,  pero está cerrado.

    Y siguiendo la valla llegamos hasta un Centro de Interpretación, que según nos cuenta un empleado lo van a inaugurar próximamente, por algo había allí un puñado de políticos; nuestros intentos persuasivos para que nos dejaran inaugurarlo por nuestra cuenta no cuajan y nos vamos con las orejas gachas en busca del resto de objetivos.

    Minateda

    Descruzamos el arroyo y entre oliveras y profusión de árboles arrancados llegamos a Minateda. Iniciamos la subida en dirección al Barranco de la Mortaja, buscando la ubicación de alguno de los cinco abrigos donde hay pinturas rupestres y unos operarios que por allí andaban nos preguntan y aclaran el lugar donde está el Abrigo Grande, las pinturas más conocidas (Patrimonio de la Humanidad).  

    Las formaciones de piedra dibujan un paisaje impresionante

    Agradeciendo su interés, decidimos, no obstante, posponer esta visita y seguir campo a través por los abrigos de Horma de Losa explorando formaciones pétreas que nos han deslumbrado, llenas de simbolismos y figuraciones, así como numerosas circunvoluciones y conglomerados de rocas que, posiblemente, fueron expulsadas del interior de la tierra en erupciones volcánicas.

    Minateda

    Nos hacemos algunas fotos para el recuerdo y dudamos por un momento si poner la mesa para disfrutar de estos parajes. Pero decidimos andar un poco más y esperar hasta el pico de Cabeza Llana (710 m), punto geodésico.

    Y entre losas, esparto,  pinos y otros arbustos vamos subiendo campo a través hasta dar con una pista que nos lleva arriba aunque con buena pendiente; casi en la cima unos carteles prohíben el paso, indicando que estamos en zona minera  y que es imprescindible el uso de ¿botas? y dejando a la derecha inmensos bloques de piedra cortados con máquina que nos alimentan el deseo de investigar, llegamos a la ceja, zona de majada y mirador privilegiado de montañas, los Donceles y el Pitón sobresalen, picos, valles y pueblos, especialmente Hellín y Agramón, y que aun esconde alguna visión estelar como el pantano de Camarillas  y el recuerdo de su Camareta. Estamos en el punto geodésico, y es hora de comer.

    Minateda

    Nos instalamos y van apareciendo mojecete, aceitunas caseras que, curiosamente, fueron cogidas de los olivares que vemos aquí abajo, habas tiernas, quesos, cacahuetes, atún con tomate y natillas con fresas.

    El verdejo alperino aún se conservaba fresquito. ¡Sin comentarios! No nos sobra mucho tiempo, las extraescolares terminan a las seis; Manu investiga la ruta de posible bajada, al este cortados imposibles, al sur y al oeste podría ser, pero nos aleja de nuestra ruta, así que buscamos al norte.

    Minateda

    A unos 100 metros vemos unos mojones de piedras que indican la puerta hacia una senda que, lomeando el valle con descenso paulatino y sin riesgos, terminará en La Horca, caserío junto a Minateda. ¡Maravillosa! Desde aquí seguimos el canal de cemento, el mayor parte derruido y, ahora sí, buscamos y encontramos el abrigo donde una valla protege las pinturas rupestres.

    La ruta alberga también pinturas rupestres

    Frente a Minateda un expositor informa que el Abrigo Grande está considerado el conjunto más importante del Arte Levantino, y donde hay más de trescientas figuras, muchas de ellas aquí reproducidas. Pero como vamos justos de tiempo decidimos que la próxima semana la ruta será cultural, Tolmo y Pinturas Rupestres. Y cómo no, también se habla de la Sierra de Conejeros, un paraje que también nos espera.  

    Pinche aquí si quiere consultar otras rutas

    Lassus - Asociación de Ayuda contra el síndrome depresivo

    Comentar

    Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

    *

    Diario Sanitario · Sapere aude | Atrévete a saber

    Suscríbete a nuestra lista de correo

    Apúntate a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias de Diario Sanitario.

    Te has suscrito satisfactoriamente!