• Se duplica la mortalidad hospitalaria por infarto

    Revista Española de Cardiología acaba de publicar el estudio ‘Impacto de la COVID-19 en el tratamiento del infarto agudo de miocardio con elevación del segmento ST. La experiencia española’. Se trata de un trabajo llevado a cabo por la Asociación de Cardiología Intervencionista de la Sociedad Española de Cardiología (SEC). Completa los datos de un registro previo, publicado a finales de marzo, en el que se detectó una reducción del 40% en el tratamiento del infarto durante la primera semana de la pandemia de la COVID-19, respecto a la anterior.

    mortalidad infarto

    Aumenta el tiempo entre los primeros síntomas y la atención médica

    El nuevo registro, en el que han participado 75 hospitales españoles, ha comparado los procedimientos, los resultados hospitalarios y las características de los pacientes, que fueron separados en dos cohortes (grupos), según se les hubiera tratado antes o después de la pandemia. En el primer grupo de pacientes se incluyó a aquellos tratados desde el 1 de abril al 30 de abril de 2019, y en el segundo a los que fueron atendidos entre el 16 de marzo y el 14 de abril de 2020.

    «Los resultados indican que la COVID-19 ha tenido un tremendo impacto sobre la mortalidad aguda por infarto. En concreto, la mortalidad hospitalaria por esta causa prácticamente se ha doblado durante la pandemia frente al periodo previo», explica el doctor Oriol Rodríguez Leor, primer firmante del estudio.

    El trabajo también recoge un aumento del tiempo de isquemia; es decir, los minutos que transcurren desde que se inician los síntomas hasta la primera asistencia médica. Antes de la COVID-19 ese tiempo era de 200 minutos y durante la pandemia alcanzó los 233. «El tiempo de evolución del infarto determina el pronóstico tanto en términos de mortalidad aguda y a largo plazo como en términos de desarrollo de otras complicaciones», explica el especialista.

    Menos casos de sospecha

    Los nuevos datos siguen confirmando una disminución del número de pacientes con sospecha de infarto, pero de forma más moderada respecto a los resultados objetivados en el inicio del registro, en las primeras semanas de la pandemia. «Inicialmente  observamos una reducción del 40% que, posteriormente y con datos que se ampliaron a más semanas de pandemia, se situó en un 28% menos de pacientes con síntomas compatibles con infarto que no fueron asistidos», indica el cardiólogo.

    «Desde la SEC lanzamos en su momento reiterados mensajes para que las personas que presentaran síntomas que pudieran sugerir el inicio de un infarto llamaran de inmediato al 112 y se activase así el código infarto, que ha demostrado muy buenos resultados en los últimos años», apunta el doctor. Ángel Cequier, presidente de la SEC. Recuerda que, «a pesar de la pandemia, los servicios de cardiología de los hospitales españoles han estado y están preparados para seguir atendiendo perfectamente a los pacientes con patología cardiovascular aguda».

    No hubo, sin embargo, diferencias en la forma de tratar a los pacientes con infarto: más del 94% de los pacientes han sido tratados con angioplastia primaria, tratamiento de elección del infarto agudo de miocardio.

    Contagios COVID

    El registro también ha analizado datos relevantes respecto a la combinación de infección por SARS-CoV-2 e infarto: «Solo el 6,2% de los pacientes atendidos con infarto presentaban infección confirmada por el nuevo coronavirus», apunta el doctor Rodríguez Leor.

    Lassus - Asociación de Ayuda contra el síndrome depresivo

    Comentar

    Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

    *