• Muerte: el poco éxito del exitus

    El Autor

    Elías Rovira Gil

    Profesor de la Facultad de Enfermería de Albacete

    La Iglesia católica celebra la festividad de Todos los Santos el día 1 de noviembre, y el día 2, el día de Los Fieles Difuntos; ambas jornadas muy ligadas a la muerte, proceso que, por otro lado, está paradójica, pero al tiempo lógicamente, vinculado de alguna forma al ámbito de la clínica.

    Hay algunos “simpáticos” que afirman medio en broma (medio en serio) que los sanitarios cobran por decir con palabras raras aquello que todo el mundo sabe: se llega a una consulta con dolor de garganta o anginas, y se sale en la certeza de padecer una faringoamigdalitis.

    Esas mismas voces, afirman además que esos palabros se usan también para evitar reconocer que la ciencia no ha avanzado todo lo deseable, y en vez de tener que decirle a un paciente que no se tiene ni idea de por qué se produce su enfermedad, se le explica que se trata de un “proceso idiopático”, y todos contentos.

    Bien, bromas aparte, sí que es posible que, ante la dureza y poca comodidad de hablar de muerte en centros creados para sanar, es frecuente el uso, sin llegar al eufemismo, del término “exitus” para referirse a ella. Curioso término que llama la atención del lego, más aún cuando se trata de la misma raíz latina que da origen en nuestro idioma al término “éxito”.

    exitus

    Exitus pelvis

    Ahondando en este tema, diremos que, buscando éxito en el diccionario de la RAE, hallamos como tercera acepción “fin o terminación de un negocio o asunto”. En un diccionario de latín, lo que exitus significa es “salida”, y hasta idiomas germánicos como el inglés, usan el término latino “exit” para hablar de salida. Pero, insistimos, también se usaba para hablar del “fin” de algo. Así, en principio, podría pensarse que morir, no es sino la salida, pero también el fin, definitivo, y de ahí el término referido. Por ejemplo, en Anatomía, el “exitus pelvis” es el estrecho inferior de la pelvis, su fin, pero también su salida.

    Exitus letali

    En hospitales, para indicar que un paciente salía y por tanto era dado de alta, se le señalaba con la palabra “exitus”, pero eso sí, seguida del motivo del alta. Así pues, si esta era por defunción, se le denominaba “Exitus letali”. Hay quien defiende lo más lógico, que es el acortamiento de esta cita la que da pie al actual y sencillo “exitus”. Pero en textos latinos no necesariamente hospitalarios, se puede encontrar como sinónimo de fin y no de salida: valga como ejemplo la expresión “Exitus vital” para referirse al fin de la vida.

    En fin, que bien por salir o bien por finalizar, los exitus, en líneas generales, rara vez se perciben como exitosos.

    También le puede interesar:

    Sida, una incomprensible intolerancia

    Lassus - Asociación de Ayuda contra el síndrome depresivo
    Diario Sanitario · Sapere aude | Atrévete a saber

    Suscríbete a nuestra lista de correo

    Apúntate a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias de Diario Sanitario.

    Te has suscrito satisfactoriamente!