• ‘¡Noticia bomba!’ para reírse un rato con el periodismo

    Juan Javier Andrés

    Hoy rescatamos de los pesados escombros del olvido literario una divertida joya narrativa de 1938. ¡Noticia bomba! es, sobre todo y ante todo, una hilarante parodia del periodismo sensacionalista, una sátira en mayúsculas, una espléndida comedia sin más pretensiones que pasar un divertido rato de lectura. Humor inglés, fino, puro, crítico, mordaz, chispeante, ácido, a ratos malicioso, encajonado en sus casi trescientas páginas, es lo que nos sirve en semejante obra Evelyn Waugh (1903-1966), uno de los mejores escritores satíricos británicos. También, a su manera ¡Noticia bomba! se ha convertido con el tiempo en un reflejo de un periodismo de otra época, lejano, evocador, irrecuperable, un periodismo de puro, telégrafo, máquina de escribir y alcohol, mucho alcohol.

    noticia bomba periodismo

    A las primeras de cambio Waugh, que en una época fue periodista, ya deslumbra. Con una sinceridad tan despampanante como categórica se gana al lector en pleno prólogo. ¡Noticia bomba!, explica, «en sus anteriores ediciones llevaba el subtítulo de novela de periodistas. Ahora me parece superfluo. Los corresponsales en el extranjero disfrutaban, en la época en que fue escrita esta historia, de una fama tan poco merecida como sin precedentes».

    Una divertida caricatura del oficio

    Con esa pluma que parece un puñal, Waugh disecciona, con sorna e ironía, el periodismo, el periódico y los periodistas y, sobre todo, los corresponsales. Como no podía ser menos el protagonista es un periodista, mejor dicho, un escrito de novelas de tres al cuarto, William Boot, perteneciente a una familia de dinero con ínfulas aristocráticas, que se mete a corresponsal de prensa en The Beast (La Bestia), diario donde ya hacía sus pinitos con una media columna.

    Boot tendrá la soñada oportunidad de su vida cuando es enviado a cubrir una supuesta guerra en un país inexistente, Ismailía, un episodio que el propio escritor, entonces en The Daily Mail, vivió en sus huesos cuando le mandaron a informar sobre la esperada invación de Abisinia (hoy Etiopía) por parte de Italia. Semejante escenario, tan grotesco como irreal, pondrá a prueba su peculiar olfato periodístico. También servirá al autor para dar rienda suelta a su contundente ironía sobre la profesión, describiendo con sorna sus llamativos métodos para conseguir información, poniendo en solfa a los corresponsables de guerra supuestamente más curtidos o caricaturizando el efecto rebaño que siguen todos los periodistas cuando uno de ellos se adelanta con una supuesta primicia.

    Citas destacadas:

    «Una noticia es aquello que le interesa a un tipo al que nada le importa apenas. Y sólo es noticia hasta el momento en que lo ha leído. Después ya no lo es»

    «¿De qué nos sirve eso a nosotros (un colega se adelanta con la primicia de un supuesto espía ruso en Ismailía)? Shumble ya ha difundido la noticia. Ahora no nos queda más remedio que encontrar a un agente soviético o inventarnos lo que sea»

    Evelyn Waugh

    «Podemos llamar a la gente a cualquier hora del día o de la noche, entrometernos en sus casas sin que nadie nos haya invitado, forzarles a que nos contesten a toda una serie de preguntas estúpidas cuando querrían estar dedicándose a cualquier cosa más urgente …, y siempre les gusta»

    «Todo el mundo sabe que la gente que envía cartas a los periódicos suele ser desequilibrada»


    • Título: ¡Noticia bomba!
    • Autor: Evelyn Waugh.
    • Género: novela cómica.
    • Años de publicación: 1938.
    • Páginas: 288.
    • Comentario: una sátira sin fin.

    ➡️ Puede consultar más libros en la sección ‘Biblioterapia’

    Comentar

    Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

    *