• Obesidad y diabetes, caballos de batalla en Endocrinología

    La prueba de que la educación sanitaria es clave está en que obesidad y diabetes son las causas principales por las que los pacientes de Castilla-La Mancha acaban en la consulta de Endocrinología y Nutrición. Una alimentación equilibrada y simples caminatas reducirían una epidemia, la obesidad, que es consecuencia principal de la otra, la diabetes tipo 2.

    Y es que la primera causa de consulta en los servicios de Endocrinología y Nutrición de Castilla-La Mancha es la obesidad, seguida de la diabetes tipo 2. Así se puso de manifiesto en el XVIII Congreso de la Sociedad Castellano-Manchega de Endocrinología, Diabetes y Nutrición (SCAMEND). Estos especialistas atienden más de 116.000 consultas al año y gran parte de ellas se ahorrarían con una buena educación sanitaria que ayudara a cambiar los hábitos de vida, ya que patologías como el hipotiroidismo o las dislipenias están por debajo de las demandas por obesidad.

    Se calcula que en Castilla-La Mancha hay 290.000 diabéticos, la mayoría tipo 2 y en gran proporción debido al sedentarismo y a una mala alimentación. No obstante, la mayoría de la población piensa que la diabetes sólo es cuestión de medicación y no probar el dulce. De hecho, los dietistas-nutricionistas reivindican su presencia en la sanidad pública para ayudar a revertir unas cifras de diabetes y obesidad que no dejan de aumentar.

    La Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN)insiste también en que la dieta es uno de los pilares fundamentales en el manejo de la diabetes. Es fundamental vigilar la alimentación tanto para prevenir la diabetes tipo 2 como para tratarla.

    Así, los objetivos de la dieta en las personas con diabetes son ayudar a controlar el peso, y contribuir al control adecuado de la glucemia y de los factores de riesgo cardiovascular como el colesterol y la hipertensión arterial.

    Dietas a seguir

    Las personas con diabetes con frecuencia tienen dudas acerca de la dieta ideal a seguir. Sin embargo, no existe un patrón dietético único, y varios tipos de dieta han demostrado ser beneficiosas para las personas con diabetes. En este contexto, la SEEN pone dos ejemplos:

    • Dieta mediterránea: basada en frutas, hortalizas, cereales y frutos secos. eCentrada en alimentos poco procesados, de proximidad y de temporada, con poco uso de azúcares añadidos. La grasa habitual es el aceite de oliva. Se limita el consumo de carne roja y se incluye vino en pequeña cantidad en las comidas.
    • Dieta DASH: basada en frutas y hortalizas, lácteos desnatados, cereales integrales, carnes blancas y pescado, así como frutos secos. Se limita el consumo de grasas saturadas y de azúcares, así como de alimentos ricos en sodio. Sin embargo, otros patrones de dieta pueden ser igualmente válidos.

    No obstante, hay que tener en cuenta que adelgazar en manos de un profesional puede suponer revertir la diabetes tipo 2.

    La mayoría de los diabéticos tipo 2 puede dejar de serlo

    Uno de cada cinco niños, en riesgo de padecer diabetes

    La letra pequeña de «integral»

    Lassus - Asociación de Ayuda contra el síndrome depresivo

    Comentar

    Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

    *

    Diario Sanitario · Sapere aude | Atrévete a saber

    Suscríbete a nuestra lista de correo

    Apúntate a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias de Diario Sanitario.

    Te has suscrito satisfactoriamente!