• Párkinson, alzhéimer y los trastornos del olfato

    Las enfermedades de Alzheimer y Parkinson son trastornos neurodegenerativos con causas, síntomas y tratamientos muy distintos, si bien comparten algunas características en lo que al olfato se refiere. Investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Castilla-La Mancha en el Campus de Ciudad Real y en el Hospital General Universitario han publicado un artículo en el que identifican regiones del cerebro hubs, en el sistema olfativo, que son compartidas por ambos trastornos neurodegenerativos.

    párkinson alzhéimer olfato
    Imagen que acompaña al artículo.

    Párkinson y alzhéimer empiezan con la pérdida de olfato

    El grupo de Neuroplasticidad y Neurodegeneración de la Facultad de Medicina de Ciudad Real y de los servicios de Neurología y de Anatomía Patológica del Hospital General Universitario, en colaboración con el Departamento de Neuropatología de la Fundacion CIEN del Instituto de Salud Carlos III, acaba de publicar un artículo de revisión en el que afirman que algunas regiones del cerebro, denominadas hubs, en el sistema olfativo y en el lóbulo temporal medial son compartidas por las enfermedades de Alzheimer y Parkinson, lo que “sugiere patrones de desarrollo común” de ambas.

    En su trabajo, publicado en la revista Translational Neurodegeneration, los investigadores analizan los últimos avances en alzhéimer y párkinson en lo que al sistema olfativo se refiere. Entre las principales conclusiones, enfatizan la necesidad de un enfoque global de las redes neuronales para identificar ciertas regiones del cerebro hubs que por sus múltiples conexiones y actividad son esenciales en el desarrollo de ambas enfermedades.

    Las enfermedades de Alzheimer y Parkinson son trastornos neurodegenerativos con causas, síntomas y tratamientos muy distintos, aunque comparten algunas características. En este sentido, los investigadores recuerdan que las dos son enfermedades muy prevalentes, con una fase muy larga previa al diagnóstico y caracterizada por síntomas como la pérdida de olfato.

    Depósitos de proteínas

    En ambas enfermedades, explican, se producen depósitos de proteínas patológicas en el cerebro, en particular y de manera temprana en el sistema olfativo. Dichas proteínas tienen la capacidad de inducir la agregación de otras proteínas fisiológicas y propagarse a través de las conexiones neuronales y las células de glía a toda la corteza cerebral, provocado entonces la pérdida de la capacidad cognitiva de la persona.

    La revista Translational Neurodegeneration se encuadra en el primer cuartil en la categoría de Neurociencias del Journal Citation Reports (herramienta para evaluar las principales revistas del mundo). El trabajo recogido en esta publicación ha sido financiado por la UCLM, el Ministerio de Economía y Competitividad y la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha.

    También le puede interesar:

    ¿Por qué se pierde el olfato con COVID-19?

    Lassus - Asociación de Ayuda contra el síndrome depresivo

    Comentar

    Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

    *