• Sanidad controla 40 playas

    lagunas-de-ruidera-4

    Imagen de turismocastilllalamancha.es, de las Lagunas de Ruidera.

    Según la página web del Ministerio de Sanidad, Castilla-La Mancha cuenta con 40 playas y, aunque suene raro, no le falta razón. Albacete, sin ir más lejos, tiene la playeta de Alcalá del Júcar y las Lagunas. Se trata de playas continentales que se sitúan en embalses, como los de Buendía, Cazalegas o Entrepeñas; en lagunas, como las de Ruidera y Ossa de Montiel, y en ríos, como el Tajo o el Júcar. Salud Pública vela por la calidad de sus aguas desde que se inicia la temporada de baño.

    Dentro del censo nacional de zonas de baño, las cinco provincias de Castilla-La Mancha tienen la obligación, a través de los técnicos de sus direcciones provinciales, de llevar a cabo una inspección inicial. Se miran con lupa el suelo de la playa, la pendiente, los accesos, las instalaciones, la información al público y, por supuesto, la calidad del agua, ya que ésta se someterá a análisis durante toda la época estival.

    El control de la profundidad de las aguas o la garantía de que los niveles no suban de repente, son responsabilidad de las confederaciones hidrográficas, pero son las Direcciones Provinciales de Salud las que tienen que determinar si el agua es apta; no recomendable o no apta, es decir, un peligro para la salud. El baño sólo se prohíbe en este último caso.

    playas

    Listado de playas continentales de Castilla-La Mancha registradas por el Ministerio de Sanidad.

    Hasta que acabe la temporada, los análisis de agua se sucederán cada quince días y se informará a los bañistas de los resultados. En el caso de la playeta de Alcalá del Júcar, hay que decir que ésta siempre ha tenido un agua apta para el baño, aunque, en ocasiones, a lo largo de la temporada, sí ha sido necesario colgar el cartel de no recomendable de forma temporal. Tanto en las lagunas como en la playeta, la calidad del agua está directamente relacionada con la afluencia de público y las lluvias. Si bajan los niveles por la sequía y la zona asume un aluvión de turistas, la consecuencia normal es que algún análisis no salga como se desearía. En los ríos y embalses es más difícil que se dé esta circunstancia.

    En cualquiera de los casos, se trata de puntos concretos de baño que, aunque no están exentos de peligro, sí cuentan con cierto control. Y es que de cara al fin de semana se espera un aluvión de bañistas en estas playas continentales, ya que el instituto Nacional de Meteorología prevé que las temperaturas máximas se muevan entre los 32 y los 35 grados.

    Lassus - Asociación de Ayuda contra el síndrome depresivo