• El sarampión regresa a Castilla-La Mancha

    En el año 2012, en una bolsa de no vacunados, se registraron 50 casos de sarampión en Guadalajara. Ahora, el brote tiene, de momento, seis casos en la capital alcarreña. Según ha confirmado RNE, los afectados son tres mujeres y tres hombres, de entre 35 y 45 años. Dos de ellos han requerido hospitalización. Como el periodo de incubación es de diez días, no se descartan nuevos contagios.

    sarampión Castilla-La Mancha

    La OMS recuerda que el sarampión es «muy contagioso y grave»

    La fórmula eficaz para prevenir el virus es la vacuna

    «El sarampión es una de las principales causas de muerte entre los niños pequeños, a pesar de que hay una vacuna segura y eficaz para prevenirlo”, advierte la Organización Mundial de la Salud (OMS) a Europa, al tiempo que recuerda que “en 1980, antes de que se generalizara el uso de la vacuna, este virus causaba cerca de 2,6 millones de muertes al año”. Esta organización también insiste en que no se trata de una enfermedad cualquiera:“es muy contagiosa y grave”.

    En 1986, se declararon 8.760 casos en la provincia de Albacete

    Si el virus avanzara junto con la renuncia a la vacuna, pequeñas provincias como Albacete regresarían a cifras dramáticas. En 1986, se declararon 8.760 casos en la provincia. En 1985 también hubo 2.660 casos de tosferina y 5.440 enfermos de rubeola.

    La triple vírica, la vacuna que protege de paperas, rubeola y sarampión, se incluyó en los programas de vacunación de Castilla-La Mancha en 1981, administrándose a partir de los 15 meses de vida. Sin embargo, en 1985 aún había picos muy altos de estas enfermedades. Fue en 1995 cuando se introdujo una segunda dosis del antídoto para los pacientes de 11 años, notándose desde los noventa un cambio radical.

    La vacuna es gratuita, pero la sanidad pública no puede obligar a su administración

    El sistema público, en este caso el Sescam, no puede obligar a nadie a vacunarse, aunque para que la vacuna funcione se debe inmunizar a todo el grupo.

    Tosferina, polio, meningitis, rubeola, sarampión o varicela son algunas de las enfermedades de las que la población está protegida gracias a las vacunas.

    La población debe recordar que las vacunas que incluye el calendario oficial son gratuitas. No obstante, ante cualquier duda, se aconseja a los padres que consulten con el pediatra. Asimismo, los adultos también deben interesarse por la opinión de su médico de cabecera, ya que las vacunas no sólo son útiles en la infancia.

    Síntomas

    El primer signo del sarampión suele ser la fiebre alta, que comienza unos 10 a 12 días después de la exposición al virus y dura entre 4 y 7 días. En la fase inicial, el paciente puede presentar rinorrea, tos, ojos llorosos y rojos, y pequeñas manchas blancas en la cara interna de las mejillas.

    Al cabo de varios días aparece un exantema, generalmente en el rostro y la parte superior del cuello, que se extiende en unos 3 días, acabando por afectar a las manos y pies. El exantema dura 5 a 6 días, y luego se desvanece. El intervalo entre la exposición al virus y la aparición del exantema oscila entre 7 y 18 días (media de 14 días).

    La mayoría de las muertes se deben a complicaciones del sarampión, que son más frecuentes en menores de 5 años y adultos de más de 30 años. Las más graves son la ceguera, la encefalitis, la diarrea grave, las infecciones del oído y las infecciones respiratorias graves, como la neumonía.

    Fuente: OMS

    También le puede interesar:

    Sarampión, rubeola, paperas y varicela, en un solo pinchazo

    Paperas: se aconseja vacunar a adultos

    Lassus - Asociación de Ayuda contra el síndrome depresivo

    Comentar

    Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

    *

    Diario Sanitario · Sapere aude | Atrévete a saber

    Suscríbete a nuestra lista de correo

    Apúntate a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias de Diario Sanitario.

    Te has suscrito satisfactoriamente!