• ¿Se puede confiar en el agua del grifo?

    aguaportadaEl agua que corre por los grifos de ciudades como Albacete es tan segura como la embotellada. De hecho, el jefe de Salud Pública, Raúl Sánchez Guerra, reconoce que él sólo bebe este agua. Y es que ve a diario cómo el líquido en cuestión se somete a cientos de análisis y controles. Además, si se opta por el agua corriente, el ahorro por persona puede superar los 300 euros al año, sin contar el esfuerzo que supone cargar las botellas.

    El agua que corre por los grifos de una provincia como Albacete es responsabilidad de los ayuntamientos, que tienen la obligación de informar a sus vecinos en cuanto detectan una anomalía. Son los consistorios quienes tienen que adoptar todas las medidas necesarias para garantizar que el agua sea apta para el consumo. Sin embargo, el laboratorio de la Dirección Provincial de Sanidad asume ‘el control del control’ convirtiéndose en quien verdaderamente vela a lo largo del año por la calidad de las aguas.

    Los inspectores de los distritos de salud, veterinarios y farmacéuticos, analizan cada año cerca de 500 muestras de agua que someten a más de 6.000 determinaciones. Cogen muestras de agua del punto de abastecimiento, de la balsa desde donde se distribuye, de los pozos de emergencia o de la red de tuberías. En total, analizan 240 puntos y en todos ellos buscan nitratos, microbios, plaguicidas o cloro entre ese sinfín de determinaciones.

    El porcentaje de incumplimientos en los análisis es ínfimo, pero, en cualquiera de los casos, Salud Pública controla que se corrijan todos y cada uno de ellos, además de garantizar que se informe a la población.

    El año pasado, sólo dos muestras, de dos pedanías, se calificaron como aptas con riesgo para la salud. Y es que en este tipo de casos la causa suele estar en una falta de cloración que se corrige en cuestión de horas.aguadentro

    En general, se puede confirmar que toda el agua de la provincia es potable, pero el laboratorio no puede revelar dónde está la de mejor calidad, ya que a la hora de analizar las muestras trabaja con números y códigos, de manera totalmente anónima.

    Se lleva a cabo un análisis general de control sanitario, con una parte química y otra microbiológica. Así, la muestra de agua se somete a un mínimo de doce análisis a lo largo de un mínimo de tres días. Para analizar algunos parámetros, se envía a otros laboratorios de la región como al de Cuenca para detectar plaguicidas o al de Toledo para hidrocarburos. Por el contrario, todas las aguas de la región vienen al Laboratorio de Albacete para el análisis de metales pesados.

    No obstante, los ciudadanos pueden conocer la calidad del agua de su localidad a través del sistema informático SINAC (Sistema de Información Nacional de Aguas de Consumo) en la dirección http://sinac.msssi.es/CiudadanoWeb/ciudadano/inicioCiudadanoAction.do

    foto botes laboratorio

    Imagen de archivo del laboratorio de la Dirección Provincial de Sanidad.

    Lassus - Asociación de Ayuda contra el síndrome depresivo
    Diario Sanitario · Sapere aude | Atrévete a saber

    Suscríbete a nuestra lista de correo

    Apúntate a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias de Diario Sanitario.

    Te has suscrito satisfactoriamente!