• Taxistas: la primera línea trabaja a 40 grados

    El coronavirus ha mostrado que la primera línea abarca un sinfín de profesionales, desde los bomberos, la policía y el personal sanitario hasta los supermercados y personal de limpieza, pero también incluye a los taxistas, que no han parado de dar servicio a los hospitales, incluso llevando y recogiendo de Urgencias a pacientes contagiados. Sin embargo, llama la atención que en hospitales como los de Albacete tengan que trabajar, sin una sombra, a más de 40 grados.

    taxistas hospital
    Los taxistas esperan que el Ayuntamiento de Albacete, después de cuatro años de negociaciones, resuelva ahora una sombra para el Hospital Perpetuo Socorro.

    Los taxistas piden una sombra para trabajar en verano

    Y es que los hospitales se proyectan sin apenas pensar en el quiosco de la ONCE, el de prensa o la parada de taxi, aunque se conviertan en tres servicios más del contexto sanitario. Prueba de ello es la situación que tienen los taxistas en los hospitales de Albacete, tanto en el General como en el Perpetuo Socorro, donde la parada carece de sombra a pesar de que el verano puede dejar temperaturas superiores a los 40 grados.

    El presidente de Radio Taxi, Juan Valcárcel, ha explicado que los taxistas ya han lanzado más de un ultimátum al Ayuntamiento de Albacete, al considerar que «es inhumano esperar a un cliente a más de 40 grados». Pero si bien en el Perpetuo Socorro la competencia es de la Concejalía de Movilidad, en el caso del Hospital General la responsabilidad de dotar de una sombra a la parada de taxi es del Sescam, de la Consejería de Sanidad, ya que está dentro del recinto sanitario.

    taxistas hospital
    En el Hospital General de Albacete el Sescam es quien tiene que resolver la situación de los taxistas.

    «En marzo y abril, la mitad de los servicios eran pacientes o médicos«

    Valcárcel ha explicado que hay jornadas durante las cuales no se puede apagar el motor ni un solo momento, con el aire acondicionado puesto de manera constante, con el coste económico que supone y el riesgo para quienes tienen problemas respiratorios. No obstante, ha insistido en que el cliente no puede entrar «con el coche ardiendo».

    «Hemos estado dando servicio las 24 horas. En marzo y abril, la mitad de los servicios eran pacientes o médicos que llevábamos y traíamos de las residencias de ancianos».

    Los taxistas han trabajado sin protección, porque no había, y llevando y trayendo tanto a personal sanitario como a pacientes contagiados cuando tampoco ellos se movían con mascarilla.

    El Ayuntamiento de Albacete los incluye en la primera línea

    Lassus - Asociación de Ayuda contra el síndrome depresivo

    Comentar

    Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

    *