• promoción nuevo mini
  • Villarrobledo firma un avance en terapias COVID

    Dos médicos del Hospital General de Villarrobledo, Juan Luis Sánchez Rocamora y Gonzalo Fuentes, han demostrado que la combinación de dos terapias respiratorias retrasa o evita la intubación del paciente COVID con disnea. Con unas gafas nasales y vapor caliente, se consigue además que el paciente también esté más cómodo que con una máscara.

    Los doctores Sánchez Rocamora y Fuentes demuestran que la combinación de dos terapias respiratorias retrasa la intubación

    Se trata de una apuesta por la terapia de alto flujo presurizada

    Los doctores Sánchez Rocamora y Fuentes, facultativos del Hospital General de Villarrobledo (Albacete), han publicado junto a investigadores del Hospital General de Alicante (Dr Carratalá y Dr Brouzet) y del Hospital Universitario HLA Moncloa de Madrid (Dr Díaz Lobato) un avance en las terapias respiratorias no invasivas para dar soporte respiratorio a los pacientes con disnea, la llamada terapia de alto flujo presurizada (pressure-optimized high flow therapy ) 

    En este artículo, publicado en International Journal of Pulmonary and Respiratory Research, describen los avances que han hecho con esta técnica. Así, el cambio consiste en unir dos terapias respiratorias distintas, como son la terapia de alto flujo con cánulas nasales del dispositivo AIRVO 2® junto a la presión positiva constante en la vía aérea de la CPAP® de Boussignac®, obteniendo así lo que se ha llamado terapia de alto flujo presurizada.

    Ambas técnicas son la primera indicación en las guías nacionales e internacionales para soporte respiratorio en paciente COVID con insuficiencia respiratoria. No obstante, su combinación logra aunar eficacia sumando comodidad para el paciente, que se ahorra la máscara.

    Según los investigadores de este proyecto, «numerosos estudios han demostrado la importancia de la presión que genera la HFNC (cánula nasal de alto flujo) y los efectos beneficiosos que tiene en los pacientes. Nuestros resultados preliminares indican que es posible optimizar su presión aplicada con el AIRVO 2® acoplándolo con Boussignac® CPAP«.

    Tolerancia óptima

    «La regulación de 40 L / min en el AIRVO 2® y 35 L / min en el CPAP Boussignac® consigue un aumento significativo de la presión en la unión entre el tubo nasal y la cánula con una tolerancia óptima de los sujetos que participan en el estudio», han puntualizado.

    Con esta nueva técnica se abre un abanico de posibilidades para tratar a estos pacientes desde servicios de urgencias, unidades de críticos y unidades de hospitalización convencional.

    3 comentarios

    1. Por supuesto que firmo!

    2. Me parece que son gente con vocación que buscan salvar vidas

    Comentar

    Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

    *