• Confinamiento: actividad física para tercera edad

    El Autor

    Juan Valiente Poveda

    Graduado en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte.

    El estado de alarma que actualmente vivimos por el COVID-19 pretende garantizar la salud de todos los ciudadanos, detener la propagación de esta pandemia y no congestionar al excelente sistema de salud pública. El confinamiento decretado por este estado de alarma nos conduce a la obligatoriedad necesaria de permanecer en casa. Medida muy positiva que todos tenemos que cumplir.

    Confinamiento: actividad física para la tercera edad

    Uno de los colectivos más afectados por el confinamiento son los adultos mayores

    El sedentarismo y la inactividad física, que pudieran estar asociadas a estas medidas, queda patente por el incremento del tiempo que permanecemos en casa generalmente en conductas sedentarias. Uno de los colectivos que se ven más afectados por estas medidas son los adultos mayores.

    Sin duda, las personas mayores presentan mayores patologías y enfermedades, una mayor discapacidad y una mayor tasa de mortalidad, por lo cual, no extraña que sean el grupo de población con mayor riesgo frente al coronavirus.

    La mejora de la condición física permitiría una mayor capacidad funcional

    Sin embargo, muchas de las enfermedades presentadas por las personas mayores, como las enfermedades respiratorias (EPOC), obesidad, diabetes, hipertensión, osteoporosis, fragilidad, artrosis, algunas afecciones cardiorrespiratorias, depresión y ansiedad entre otras, podrían beneficiarse de la práctica de ejercicio físico, ya que se ha visto que la mejora del acondicionamiento físico, permitirá una mayor capacidad funcional que mitigará estas afecciones, reduciendo así el riesgo de mortalidad asociado.

    La restricción de actividad física podría empeorar algunas patologías

    Por tanto, la necesaria estrategia de permanecer confinados en casa y, como consecuencia, la restricción de actividad física que conlleva, podría exacerbar los efectos de estas patologías, siendo necesarias que se establezcan recomendaciones de actividad física dirigida por personal cualificado.

    Equilibrio: adoptar medidas de seguridad ante el riesgo de caídas. Sujetarse en una silla para,
    posteriormente, realizarlo sin ayuda

    Actividad física para personas de la tercera edad.

    Recomendaciones de actividad física para personas de la tercera edad:

    • 1. Intentar reducir el tiempo sentados o tumbados, sustituyéndoles por periodos de permanencia de pie cada media hora y con paseos por el pasillo cada hora, sin llegar a ser fatigantes o que provoquen dolor y que pudieran agravar algunas de las patologías nombradas anteriormente.

    Es esencial que reemplacemos, en la mediad de lo posible, el tiempo siendo sedentarios por actividades de ligera intensidad, las cuales han demostrado, de igual modo, beneficios para adultos mayores.

    Incrementar la cantidad de actividad física reduciría el riesgo de mortalidad

    Por tanto, incrementar la cantidad de actividad física, a cualquier intensidad, (no necesariamente actividades de alta intensidad) sustituyendo el tiempo de sedentarismo, resulta en una reducción del riesgo de mortalidad. Realizar incorporaciones frecuentes (ponerse de pie desde estar sentados) que rompan la cadena del estado de sedentarismo.

    Confinamiento: actividad física para la tercera edad

    Realizar movimientos articular y de trabajo de flexibilidad

    • 2. Realizar movilidad articular y trabajo de flexibilidad, en rangos de movimiento que no provoquen dolor. Como, por ejemplo, ejercicios de flexo extensión de tobillo, rodilla y cadera, movilidad de la región lumbar, dorsal y cintura escapular.
    Confinamiento: actividad física para la tercera edad
    • 3. Realizar ejercicios que refuercen el sistema musculo esquelético, principalmente de las extremidades inferiores. Como, por ejemplo, fuerza en la flexo-extensión de tobillo, rodilla y cadera.

    Cómo trabajar fuerza con poco material:

    • 4. En la medida de lo posible, realizar ejercicios de equilibrio adoptando siempre de las medidas de seguridad que eviten cualquier riesgo de caídas. Esto fortalecerá nuestro sistema muscular y como medida de prevención de caídas.

    También le puede interesar:

    Sedentarismo e inactividad física: ¿no son lo mismo?

    Actividad física en tiempos de confinamiento

    Comentar

    Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

    *