• El asfixiadero del Virgen de la Salud y la humanización

    El Autor

    Juan José García Cruz

    Médico especialista en Anestesia y Reanimación. Hospital Virgen de la Salud de Toledo. Coordinador en Toledo del Sindicato de Médicos SIMAP-CLM

    A nadie se le escapa que la situación actual de las urgencias tanto de atención primaria como de los hospitales de Castilla-La Mancha es un caos absoluto.

    urgencias Virgen Salud

    Una sala que hace las veces de «rebosadero y escondite»

    La pandemia por coronavirus ha puesto al descubierto la nefasta gestión sanitaria de un consejero que se aferra al puesto a pesar de que ya no queda costura que desgarrarse de nuestra sanidad. Solo basta con mirar la desolada estampa de nuestra atención primaria, colapsada e infradotada de profesionales y medios, y la angustiosa situación que estamos viviendo en los hospitales donde esta segunda ola no va a dejar títere con cabeza.

    Pero hoy toca hablar de las urgencias del Hospital Virgen de la Salud de Toledo y en concreto de una sala que, a semejanza de la sala “asfixiadero” de las urgencias del Hospital General Universitario de Albacete que en su momento fue denunciada por el Colegio de Médicos, hace las veces de “rebosadero y escondite” de las urgencias generales toledanas.

    Me explico, los pacientes acuden al hospital y se llenan las salas y las camas de observación general de las urgencias y cuando ya no caben más pacientes porque no hay habitaciones disponibles para ingresarlos, cosa que ocurre un día sí y otro también, entonces los pacientes se ubican en una sala que está situada en el sótano del hospital y que tiene capacidad para 26 camas, 17 de ellas son para pacientes en observación y 9 para los pendientes de ingreso.

    Los pacientes se tocan codo con codo

    Las dimensiones de esta sala hacen que los pacientes se puedan tocar codo con codo, tal como suena y no es ninguna exageración, los controles de enfermería y de los médicos están metidos con un calzador, el ambiente es lúgubre y el hedor insoportable, a pesar de la profesionalidad de las auxiliares de enfermería, y se hace muy difícil hasta transitar por las características de la sala.

    ¿Dónde está la dignidad con que todo ser humano debe ser tratado y máxime en una situación de indefensión ante la pérdida de salud y potencial gravedad para su vida?

    urgencias Virgen Salud
    urgencias Virgen Salud

    ¿Para cuándo el Nuevo Hospital de Toledo?

    ¿Este es el tan cacareado Plan Dignifica de nuestro consejero de sanidad?

    Creo que todos nos podemos imaginar las condiciones en las que los trabajadores de esta Sala de Preingreso y Observación, pues es así como se llama a la sala rebosadero-escondite, están desarrollando su actividad profesional y la escasa o nula intimidad de los pacientes.

    Sr. Fernández Sanz, deje de mirar para otro lado, actúe con responsabilidad y no vaya dando lecciones de dignificación y de humanización de la sanidad cuando la atención a los pacientes y las condiciones y medios de trabajo de los profesionales de la sanidad son muy mejorables y para muestra un botón, la sala rebosadero-escondite del sótano del Hospital Virgen de la Salud de Toledo.

    ¡Le debería dar vergüenza tener así a los trabajadores!

    ¡Le debería dar vergüenza atender así a los pacientes!

    ¿Para cuándo el Nuevo Hospital de Toledo?

    Hemeroteca

    Nos han fallado

    La sala donde nadie quiere acabar

    2 comentarios

    1. Sanitario de Urgencias

      Este señor hace años q no ve un paciente. Esa sala es la sala de Observación desde hace años y cumple con las condiciones higiénicas adecuadas. Ni hay “hedor” ni hay esa situación que describe este señor con bata. Solo busca el aplauso fácil. Nunca ha sido un buen compañero ni profesional. Q pena que venga a destruir el trabajo de otros. Póngase a trabajar y a ayudar en vez de zanganear

    2. Que risa tía Felisa…a este le han echado de dos sindicatos, del colegio de médicos, de algún quirófano, y le ficháis de colaborador estelar…para saber algo del hospital primero tendrás que ir, que hace años que no se te ve por allí, y menos a trabajar. Te salió mal ser gerente o director general y ahora disparas a todo lo que se mueve porque todo el mundo lo hace mal menos tú…esto es como el kamikaze que va por la autovía y escucha por la radio la noticia de que hay un conductor en sentido contrario y dice “uno? Si son todos!” Ánimo con la travesía del desierto, que aún te queda…

    Comentar

    Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

    *