• Los inmunólogos aconsejan la vacuna de la tuberculosis

    Cada día hay nuevas evidencias de que la vacuna contra el coronavirus no llegará a corto plazo, de ahí que se insista en protegerse de la gripe, del neumococo y, tal y como indica la Sociedad Española de Inmunología, de la tuberculosis del bacilo de Calmette-Guérin (BCG). El objetivo no es otro que proteger a la población de riesgo de las infecciones respiratorias. De hecho, Castilla-La Mancha ya ha anunciado su intención de adelantar la vacunación de la gripe y protegerá del neumococo a toda la población de riesgo.

    vacuna BCG tuberculosis

    Países con vacunación obligatoria con BCG tienden a un número menor de casos de COVID-19

    Y es que un nuevo estudio científico concluye que la vacuna contra la tuberculosis del bacilo de Calmette-Guérin, más conocida por sus siglas como la vacuna BCG, ofrece cierta protección frente a las infecciones respiratorias.

    En un ensayo, pacientes mayores de 65 años recibieron la vacuna BCG o un placebo al ser dados de alta en el hospital y fueron seguidos durante 12 meses para detectar nuevas infecciones. Los investigadores principales, los doctores Mihai Netea y Evangelos Giamarellos-Bourboulis del Hospital General Universitario ATTIKON de Atenas (Grecia), han hecho públicos resultados que indican que la vacuna BCG aumentó significativamente el tiempo hasta la primera infección y redujo la incidencia de infecciones del tracto respiratorio en un 80% (40% todas las nuevas infecciones).

    En un estudio relacionado, el Dr Netea informó recientemente de que la incidencia de COVID-19 es significativamente menor en el grupo vacunado con la BCG en comparación con el grupo de control (20,7% frente a 31,1%), lo que confirma que la vacunación con BCG es segura y no conduce a un aumento de la morbilidad debido al COVID-19.

    Seguridad

    Así pues, los nuevos datos confirman que la inmunidad entrenada inducida por la vacuna del BCG protege contra nuevas infecciones del tracto respiratorio, lo que demuestra que la vacunación es segura y ofrece cierta protección a los mayores de 65 años contra las infecciones respiratorias.

    La vacuna del BCG fue desarrollada a principios del siglo XX por Albert Calmette y Camile Guérin y en el año 2012, el laboratorio de Dr Netea proporcionó una explicación inmunológica de los efectos protectores inespecíficos del BCG3.

    Reacción inmunitaria innata

    El estudio concluyó que la vacuna del BCG provoca una reacción inmunitaria innata que esta caracterizada por cambios epigenéticos y metabólicos que aumentan la respuesta inmunológica frente infecciones posteriores. Este proceso de memoria del sistema inmune innato se ha denominado inmunidad entrenada.

    Estudios epidemiológicos han documentado que los países con vacunación obligatoria con BCG tienden a tener un número sustancialmente menor de casos de COVID-19 y menos muertes per cápita que los países sin vacunación obligatoria, y que la intensidad de la epidemia es menor en el caso de los países que comenzaron a vacunar antes.

    Reducción de la mortalidad

    Un estudio reciente observó una fuerte correlación entre la vacuna del BCG y reducción de la mortalidad debido al COVID-19 en diferentes países europeos (10% de aumento en el índice BCG se asoció con una reducción del 10,4% en mortalidad de COVID-19)4 , por lo que se ha sugerido que la vacunación con BCG podría tener un papel en la protección de trabajadores sanitarios de primera línea e individuos vulnerables a la infección por el virus SARS-CoV-2 que dan lugar a la enfermedad de la COVID-19.

    Vacuna BCG hasta que llegue la COVID-19

    Así, la Sociedad Española de Inmunología insiste en que las evidencias científicas abogan a favor de la vacunación con BCG para salvar el periodo hasta que se desarrolle y produzca una vacuna específica contra el virus SARS-CoV-2 en individuos vulnerables.

    Sin embargo, los inmunólogos subrayan que se necesitan ensayos clínicos aleatorios de mayor envergadura para estudiar los efectos de la vacunación con BCG en la morbilidad y la mortalidad debidas a la COVID-19. En la actualidad se están realizando 21 ensayos clínicos controlados aleatorios en todo el mundo.

    Hemeroteca

    Tuberculosis, ¿nueva epidemia?

    Lassus - Asociación de Ayuda contra el síndrome depresivo

    Comentar

    Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

    *