• Nuevo indulto a las vacunas COVID

    Un estudio albaceteño concluye que son seguras en personas con epilepsia

    Todas las vacunas frente al COVID son seguras en personas con epilepsia. Eso sí, se aconseja aumentar la vigilancia en los pacientes que sufren varias crisis mensuales, porque como cuando enferman de otras patologías, pueden descompensarse. Así se desprende de un estudio firmado desde el Complejo Hospitalario Universitario de Albacete. Se ha publicado en Epilepsy and Behaviour, una de las revistas internacionales más importantes en epilepsia.

    vacunas COVID epilepsia
    Imagen del equipo que ha trabajado en el estudio. De izquierda a derecha, los doctores David Sopelana, Enzo Von Quednow, Isabel Martínez, Esther González, Fernando Cuenca, Laura Restrepo y Álvaro Sánchez Larsen.

    ▶️Aquí puede consultar la publicación en ‘Epilepsy and Behaviour’

    Un equipo multidisciplinar del Complejo Hospitalario Universitario de Albacete, que incluía neurólogos y neurofisiólogos adjuntos y residentes, liderado por los doctores Martínez-Fernández y Sánchez-Larsen, y coordinado por el Dr Sopelana, revisó sistemáticamente a todos los pacientes que fueron atendidos durante el año 2021 por epilepsia o crisis epilépticas, tanto en áreas de urgencias como hospitalización o consultas externas.

    Siguiendo unos estrictos criterios de inclusión y exclusión, finalmente se seleccionaron para el estudio 433 pacientes adultos con epilepsia que hubieran sido vacunados contra el COVID-19 y revisados posteriormente a la vacunación.

    433 pacientes

    Los especialistas pudieron ver que, de las personas que previamente a la vacuna parecían epilepsia, un 6.2% presentaron un aumento en su frecuencia de crisis habitual. Sin embargo, en la mayoría de estos casos, ese incremento no sería atribuible a la vacuna sino a otras circunstancias. Además, este porcentaje es relativamente bajo, y estaría dentro de las variaciones esperables en esta población. 

    Además, el equipo revisó los posibles casos de crisis epiléptica sucedidos tras la vacunación en personas sin epilepsia previa. En los doce meses del tiempo del estudio, 15 pacientes sufrieron una crisis en el mes posterior a recibir alguna dosis de la vacuna. De nuevo, en la mayoría de estos casos, la crisis sería explicable por circunstancias diferentes a la vacunación. De hecho, se trata de un número de crisis epilépticas esperable. Algunos de estos pacientes debutaron con formas graves de epilepsia, como status epilepticus o acúmulos de crisis.

    En el estudio, tampoco se encontraron diferencias entre el tipo de vacuna, el tipo o la causa de la epilepsia ni otros factores demográficos, como la edad, el sexo o el tratamiento antiepiléptico. Sin embargo, sí se relacionó con un mayor riesgo de sufrir una descompensación en el control de crisis en aquellos pacientes que tenían previamente a la vacuna varias crisis por mes.

    Escaso riesgo

    «La conclusión es que las vacunas contra el SARS-CoV-2 son seguras en personas con epilepsia y asocian un escaso riesgo de sufrir una crisis epiléptica como complicación de la vacuna. Siempre es recomendable mantener cierta vigilancia. Pero, sin embargo, no creo que sea mayor que en otras circunstancias que habitualmente suponen un riego de aparición de crisis, como fiebre o enfermedad sistémica, diversos trastornos metabólicos, privación de sueño, consumo de ciertos tóxicos o fármacos…», explica el Dr Álvaro Sánchez-Larsen.

    «Según nuestros resultados, una mayor supervisión es recomendable en aquellos pacientes que tienen crisis mensuales, pues son los que más riesgo de descompensación presentaron. En estos casos, podrían ser recomendables estrategias de prevención de accidentes, implementar la adherencia al tratamiento, y supervisión durante las siguientes semanas a la vacunación», concluye.

    Comentar

    Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

    *