• Viagra: 20 años de la pastilla azul

    En un año, en Castilla-La Mancha se pueden llegar a consumir entre 12.000 y 16.000 pastillas de Viagra. A nivel nacional, habría que hablar de cientos de miles y de facturaciones millonarias. Y es que la píldora azul se receta desde hace 20 años y, aunque no la cubre la sanidad pública, el paciente no renuncia a ella. Pfizer la descubrió por accidente, cuando buscaba un tratamiento para la angina de pecho, pero hoy es la solución universal para la disfunción eréctil y se ha llegado a utilizar para tratar la hipertensión pulmonar. Un 13 de noviembre de hace dos décadas, Viagra llegaba a las farmacias con la bendición de la Agencia Europea del Medicamento (EMA).

    La Viagra original, la pastilla azul que Pfizer puso en el mercado farmacéutico en 1998, es mucho más cara que sus competidoras. Mientras el precio de los genéricos oscila entre los 17 y los 29 euros, la caja de cuatro pastillas de Viagra cuesta 60 euros. Ahí puede estar el motivo por el que en 2008 se vendieron millones de pastillas «de marca» y diez años después la cifra ha bajado a cientos de miles. Sin embargo, médicos como el doctor Pedro Tárraga, especialista en Medicina de Familia, aseguran que «aunque los pacientes se vayan al genérico, en este caso el efecto no es el mismo».

    En 1998, Viagra supuso un antes y un después en la vida sexual de millones de parejas

    En estos veinte años han surgido más de una veintena de competidores, porque Pfizer perdió la patente en 2013; se han descubierto nuevos usos y la sanidad pública ha sufragado la pastilla azul en el caso de daño medular. Incluso ha surgido la venta por Internet en un peligroso mercado negro. Pero el caso es que Viagra supuso, hace veinte años, un antes y un después en la vida sexual de millones de parejas en todo el mundo. Una píldora ponía solución momentánea a la impotencia.

    La pastilla azul está contraindicada en infartados recientes o pacientes con betabloqueantes

    El doctor Tárraga la receta a aquellos hombres que presentan problemas de disfunción eréctil, pero no recomienda más de una pastilla a la semana. Tampoco es partidario de prescribirla en personas muy mayores, de la misma manera que está contraindicada en pacientes que hayan sufrido un infarto recientemente o que estén con tratamiento de betabloqueantes o parches de nitroglicerina.

    La disfunción eréctil, ya sea por una cuestión física o psicológica, es una enfermedad que desde hace veinte años cuenta con tratamiento farmacológico, pero como todo medicamento tiene contraindicaciones y, en cualquier caso, no se debe abusar.

    Necesita receta, pero la sanidad pública sólo la cubre en el caso de lesión medular

    El prospecto de Viagra deja claro cuáles pueden ser los efectos secundarios, al tiempo que aclara que no está indicada en mujeres. Viagra contiene el principio activo sildenafilo, que pertenece a un grupo de medicamentos denominados inhibidores de la fosfodiesterasa tipo 5 (PDE5). «Actúa dilatando los vasos sanguíneos del pene, permitiendo la afluencia de sangre cuando se está sexualmente estimulado».

    Fuentes: Las estadísticas sobre consumo de Viagra en Castilla-La Mancha y España las ha facilitado Pfizer a DiarioSanitario.com a través de IQVIA. Las cifras son una proyección sobre una muestra de más de 6.000 farmacias. El doctor Pedro Tárraga es profesor de la Facultad de Medicina de Albacete. Ha dirigido, entre otras, la tesis «Factores influyentes en la aparición de disfunción eréctil«.

    Lassus - Asociación de Ayuda contra el síndrome depresivo

    Comentar

    Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

    *

    Diario Sanitario · Sapere aude | Atrévete a saber

    Suscríbete a nuestra lista de correo

    Apúntate a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias de Diario Sanitario.

    Te has suscrito satisfactoriamente!