Villarrobledo se protege frente a paradas cardiacas

Villarrobledo ha completado la dotación de desfibriladores semiautomáticos para todos los centros de salud y consultorios locales. Siete centros de salud (El Bonillo, Las Pedroñeras, Munera, Ossa de Montiel, San Clemente, Sisante y Villarrobledo) y nueve consultorios locales (Fernando Alonso, Casas de Benítez, Casas de Haro, Vara del Rey, Pozo Amargo, Casas de los Pinos, Casas de Guijarro, El Ballestero y Tébar) de la Gerencia de Villarrobledo cuentan con desfibriladores semiautomáticos, indicados para la atención domiciliaria a pacientes que acaban de sufrir un ataque cardiaco. 

La inversión de 39.000 euros en la compra de estos 16 equipos obedece a la necesidad de dotar de las mismas oportunidades asistenciales a todos los ciudadanos, independientemente del número de habitantes que tenga el municipio en el que vivan.

Villarrobledo cuenta con un desfibrilador por cada 2.900 habitantes

De esta manera se ha logrado que en el Área Integrada de Villarrobledo, donde se atiende a una población de más de 61.000 habitantes, haya un desfibrilador por cada 2.900 habitantes, sin contar los aparatos de estas características que están ubicados en lugares frecuentados por deportistas o donde se registra una mayor afluencia de público. En España, en cambio, la tasa media es de un módulo de rescate cardiaco por cada 5.000 personas.

CLINICA BAVIERA

En España se produce un paro cardiaco cada 20 minutos

Según la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC) en España se produce un paro cardiaco cada 20 minutos y fallecen alrededor de 100 personas cada día a causa de este problema. Estos datos avalan la apuesta que ha realizado el Gobierno regional por incrementar la seguridad y calidad de vida de los ciudadanos.

Eficaces y de fácil manejo
Los equipos que se han repartido en los centros sanitarios de la Gerencia de Villarrobledo disponen de pantallas de LCD que permiten visualizar la actividad eléctrica del corazón. Además, cuentan con baterías portátiles que tienen una autonomía de cinco años o 440 descargas. Es decir, durante ese tiempo los desfibriladores siempre estarán disponibles para su utilización sin necesidad de conectarse a la red eléctrica.

Estos dispositivos son aptos para atender a personas de cualquier edad y vienen equipados con una bolsa protectora que absorbe las vibraciones que pudieran producirse durante los trayectos. De esta manera, su óptimo funcionamiento queda garantizado.

Su sistema de computación y electrodos permite analizar el ritmo del corazón

Son aparatos de gran eficacia y fácil manejo. Su sistema de computación y electrodos permite analizar el ritmo del corazón e identificar los patrones que puedan solucionarse mediante descargas eléctricas.

Un sistema de luces y voces grabadas guían al profesional sanitario durante el proceso de reanimación. En caso de que fuera necesario administrar descargas eléctricas para reanimar al paciente, las señales luminosas y acústicas mostrarán el momento exacto en el que se debe presionar el botón que acciona dicha descarga.

Diario Sanitario · Sapere aude | Atrévete a saber

Suscribete a nuestro newsletter

Apúntate a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias de Diario Sanitario.

Te has suscrito satisfactoriamente!