• Ilusión, pasión, tenacidad y humildad

    Altruistas, valientes, trabajadores incansables, apasionados y humildes, así deben ser los futuros médicos formados en la Universidad de Castilla-La Mancha. Y así lo explicaba la decana de la Facultad de Medicina, Silvia Llorens, en la graduación de la XVII Promoción, que celebraba el acto con un año de retraso como consecuencia de la pandemia.

    El Autor

    Silvia Llorens Folgado

    Decana de la Facultad de Medicina de Albacete

    Buenas tardes, vicerrector Alino José Martínez Marcos, Miriam Fernández, secretaria académica, Laura Abad, subdirectora del área médica en representación del Hospital General de Albacete y Alberto Nájera, padrino de esta promoción. Compañeros y compañeras del profesorado y del personal administrativo de la Facultad de Medicina de Albacete, en especial a Mª Isidora Villora “Isi”, genial organizadora de los actos de graduación desde hace 21 años, a la Unidad de Educación Médica, el esqueleto de nuestra base organizativa, y administrador del centro, genial gestor. Sin olvidarme del colectivo de limpieza, incansables, siempre con una sonrisa. Conserjes, responsables de la seguridad, técnicos de laboratorio, biblioteca…a todos ellos, gracias.

    XVII Promoción Medicina discurso

    Buenas tardes, por supuesto, a nuestro querido colectivo de alumnado y a sus familiares, los que están hoy presentes y aquellos que les hubiera gustado acompañarnos en este día tan especial y que, por circunstancias de la vida no están hoy aquí con nosotros.

    Es para mí un honor poder daros la bienvenida a un día tan importante para vosotros como el de hoy. Habéis empezado otra etapa de aprendizaje, tras un último año donde la protagonista del mismo fue la pandemia en su más alto apogeo.

    Altruistas, valientes, trabajadores incansables

    En este punto me vais a permitir que haga dos reconocimientos especiales, uno a nuestros médicos, a nuestros profesores clínicos. Hace poco un profesor clínico me comentó que el agotamiento, la desmotivación, el cansancio va a haciendo mella y que ni si quiera obtienen algo tan sencillo y gratis como es una palmadita en la espalda. Permitidme que os diga que os merecéis mucho más que una palmadita en la espalda, sois un orgullo para la sociedad, habéis estado luchando, con esfuerzo, con valentía, sois un ejemplo a seguir. Altruistas, valientes, trabajadores incansables.

    El otro reconocimiento es para el equipo decanal saliente, para Pepe, Elena, Charo, Juan Ra, y Paco. Que Consiguieron, tras años de intenso trabajo que vuestro aprendizaje no se viera tan afectado por culpa de la pandemia, todo el trabajo que realizaron para sacar a flote vuestra formación, ECOEs presenciales, a cargo de la tenaz profesora Lourdes Sáez y el PAS, que no tuvo ninguna otra facultad de medicina.

    XVII Promoción Medicina discurso

    Edward Jenner

    Dicho esto, me gusta explicaros los protagonistas de vuestros dípticos, siempre a cargo de la genial diseñadora gráfica Ana Navarro. En el anterior acto de graduación, escogimos como protagonista a Ignaz Semmelweis, el médico, que fue ridiculizado y tratado como un loco por dar a conocer la importancia que tenía el hecho de que los médicos debieran lavarse las manos antes de atender un parto, para evitar la muerte de las parturientas. Para vuestro díptico, gracias a la colaboración de vuestro exdecano Pepe Martínez, hemos escogido a Edward Jenner, quien realizó la primera inoculación contra la viruela y demostró su acción profiláctica.

    La clave: inversión pública en salud

    Y ya, en mi última parte de la bienvenida, felicitaros y felicitar a todos y cada uno de los profesores que os han formado, por vuestros resultados MIR y por la alta tasa de rendimiento. Recordar que habéis logrado todo en una universidad y hospital públicos, por lo que debemos ser estandarte y apostar por la inversión pública en salud, en enseñanza, en investigación, pero también en igualdad, inclusión, justicia y en tantos otros factores tan necesarios en un estado de bienestar. Es mi ilusión y espero que la de todos.

    Gracias y bienvenidos todos.

    «El hombre no es nada más que su proyecto, no existe más que en la medida en que se realiza»

    Solo he tenido de experiencia un acto de graduación, en esta mínima experiencia lo que he podido comprobar es que sé lo que quiero transmitiros, pero no cómo empezar el discurso de despedida.

    Hoy, empezaré diciéndoos que convertirse en médico significa mucho más que terminar los estudios de Medicina, significa adquirir una nueva impronta vital que es característica de la verdadera vocación. Y continuaré haciendo referencia a Jean de la Bruyère y Sartre, dos filósofos que en sus escritos se rebelaron contra el quietismo, el primero inició una querella y el segundo continuó. Quietismo referido a inmovilismo, vida contemplativa, “ya lucharán otros por mí”. Sartre, más conocido dijo “lo shombres son libres y decidirán libremente mañana sobre lo que será el hombre: […] en realidad, las cosas serán tales como el hombre haya decidido que sean. ¿Quiere decir esto que deba abandonarme al quietismo? No. En primer lugar, debo comprometerme; luego, actuar: no es necesario tener esperanzas para actuar». […]declara: sólo hay realidad en la acción; y va más lejos todavía, porque agrega: el hombre no es nada más que su proyecto, no existe más que en la medida en que se realiza.

    No os quedéis inmóviles ante las injusticias, por pequeñas que os parezcan

    No os quedéis inmóviles ante las injusticias, por pequeñas que os parezcan.

    En vuestra realización como médicos, vais a utilizar las herramientas aprendidas en la carrera y fuera de ella, dentro de esas herramientas se encuentran valores humanos que os llevarán al éxito en cualquier ámbito:

    Cuatro ingredientes

    Ilusión y pasión por vuestra profesión. Aquí vale la pena citar a Théodule-Armand Ribot psicólogo francés que definía la pasión como una emoción crònica.

    Tenacidad para alcanzar vuestras metas.

    Y humildad para seguir aprendiendo.

    Pero, hay una herramienta poderosísima que solo la vida y nuestras acciones la van a hacer aflorar, es la prudencia, la cual hemos de cultivar, y mimar. La prudencia, para que nos entendamos, es el resultado de dictar un diagnóstico antes de tener las pruebas analíticas. Podemos reflexionar con esta definición, a no prejuzgar, a no hablar antes de tiempo. Lamentablemente, esta herramienta aparece un poco más tarde de lo que esperábamos en nuestras vidas y es eclipsada totalmente por la impaciencia y la impulsividad. Haced un buen uso de las herramientas que os ofrecen las redes sociales, un uso humilde y constructivo, recordemos que con falta de respeto no se consigue nada.

    También hemos de hacer que la gratitud invada nuestras vidas, Jean de la Bruyère decía: “solo un exceso es recomendable en el mundo: el exceso de gratitud”.

    Leales, pero no lacayos

    Hemos de ser leales que no lacayos, nunca lacayos, para quien os ha ayudado. Enriquecer nuestra sociedad con lealtad y agradecimiento hacia quien ha apostado por vosotros. La sociedad, vuestros-vuestras profesores y profesoras, vuestros padres y madres, que habrán sufrido lo indecible por apoyar vuestra formación tanto económica como sentimentalmente. Sed leales a ello. Devolved todo aquello a quiénes os ayudaron a ser lo que sois             

    Vais a vivir una nueva etapa en vuestra vida. Vais a trabajar con personas, que no se os olvide. No sé si hay algo más bonito en esta vida aparte de escuchar un “te quiero”, que oír: “Gracias por ayudarme”. Y es lo que podréis oír muchas veces si sois, que lo seréis, buenos profesionales.

    Os imagináis cómo serán vuestros sentimientos cuando os digan esto a vosotros? ¿Lo podéis imaginar ahora?

    ¿Sabéis el consuelo que daréis a las personas con solamente escucharlas?

    XVII Promoción Medicina discurso

    Apasionados

    Entiendo que esto es un gran atractivo añadido que tiene vuestra profesión. Daréis y recibiréis el calor humano.             La gente confiará en vosotros. Sed sinceros y no infrinjáis esa confianza. Apasionaos…. apasionaos, con lo que hacéis y sin duda os veréis largamente recompensados.  

    Os invito a que viváis esa emoción crónica que es sin duda vuestra profesión sea cual sea la proyección de la misma

    Y si a todo ello ponéis vuestro granito de arena para tratar de hacer este mundo en el que nos ha tocado vivir……más libre e igualitario en todos sus ámbitos,…… mejor que mejor.

    No seáis el médico al que nadie quiere volver a ver”

    Y ahora me toca a mí ser agradecida: Gracias por habernos elegido y confiado en nosotros y nosotras para vuestra formación. No nos olvidéis. Seguid con nosotros y nosotras, porque estaremos siempre a vuestra disposición. Y por favor, presumid delante de quien sea de ser médicos y médicas formados/as en la Facultad de Medicina de Albacete de la UCLM. Una universidad pública comprometida con la calidad.

    Acabo con la frase de nuestro querido Cepi, Antonio Cepillo Boluda, al que recordaremos en todas las graduaciones, esta vez sin atrezzo:

    No seáis el médico al que nadie quiere volver a ver«.

    Comentar

    Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

    *