• Inyección de «Yo me pido VIDA» para ensayos clínicos

    El Autor

    Sara Manzano

    Periodista y profesora

    Yo me pido VIDA, asociación de enfermos oncohematológicos de Albacete, ha donado a AMIDA, Asociación Médica para la Investigación y Docencia de Albacete, 20.000 euros, para la consolidación de una unidad de investigación en el área de hematología del Complejo Universitario Hospitalario de Albacete.

    Yo me pido VIDA
    Hace entrega del cheque María Carrilero Gómez, presidenta de Yo me pido Vida, junto a Ester
    Gómez Escribano, tesorera de la asociación, y los vocales Jesús Valcárcel Gomariz y Agustina Gosálvez Rubio, y lo reciben Ramón Peyró García, presidente de AMIDA; María del Carmen López Sánchez, secretaria de AMIDA; Juan Ramón Romero Macías, jefe de hematología del hospital de Albacete y Jesús Lorenzo Algarra, hematólogo.

    Más de 50.000 euros

    Esta donación se suma a la realizada desde esta misma asociación albaceteña el pasado mes de junio, por valor de 10.000 euros, y tiene como finalidad dotar la unidad de investigación del personal sanitario que requiere. Con ello, se amplían las posibilidades de desarrollar la investigación clínica que, a menudo, se convierte en la única opción de muchos pacientes de enfermedades hematológicas. En 2018, Yo me pido VIDA donó 24.000 euros para una investigación del Hospital La Fe de Valencia.

    En estos momentos, desde el área de hematología del Hospital General Universitario de Albacete se trabaja en tres ensayos clínicos en Leucemia Mieloblástica Aguda, y un total de seis pacientes ya han entrado a formar parte de dos de ellos.

    Detrás de más de 50.000 euros recaudados para investigar el cáncer hematológico, está la presidenta de Yo me pido VIDA, la albaceteña María Carrilero, que se ha propuesto dedicar su tiempo libre a fomentar la donación de médula y la investigación. Y es que ella salió de trabajar un día y se fue al gimnasio. Veinticuatro horas después, le diagnosticaban una leucemia mieloide aguda y empezaba con la quimioterapia. 

    Hoy, la vida de María Carrilero sigue gracias a la investigación y a la donación de sangre de cordón umbilical de una madre italiana.

    Hemeroteca:

    Comentar

    Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

    *