A pie de farmacia hasta los 82 años

«Echo de menos cada día el trato con la gente, esa es la verdadera farmacia»