ANA ROMERO · Peluquería & Belleza

La dependencia no está en la discapacidad

El Autor

José Vaquerizo

Presidente de Metasport Castilla-La Mancha y ex atleta paralímpico

¿Es tu hermano?, ¿is your brother?, ¿és el teu germà?, ¿es tu hermanico? A lo largo de mi vida esta pregunta me ha acompañado por todas partes del mundo sin que ningún amigo, entrenador o compañero nos pareciésemos en nada; solo en el blanco de los ojos.

Y es que depende de la procedencia de la persona que pregunta puede ser por una razón o por otra. En España parece que una persona en silla de ruedas que sea dependiente por su falta de movilidad “corporal” no tenga derecho a tener vida social ni amigos. Cuando en vez de amigos son amigas se acrecienta la posibilidad de que te pregunten ¿es tu hermana? Porque en esas mentes españolas tan cuadriculadas no se les pasa por la cabeza que sea ni tu novia, ni tu pareja, ni tu amiga. Solo aceptamos parentescos para las personas en silla de ruedas que dependan de alguien para hacer ciertas cosas de la vida cotidiana.

No obstante, la dependencia de una persona es algo que puede ser muy relativo ya que hay personas sin discapacidad “aparente” que pueden llegar a ser más dependientes que otras con discapacidad “visible”. La mente, abierta o cerrada, hace que todas las personas tengamos la independencia requerida en cada momento.

Por ejemplo, la expresión “te casaste, la cagaste” crea dependencia para los dos miembros de un matrimonio típico español de pasadas épocas, aún quedan de estos en la actualidad, por que consciente o inconscientemente se crea un círculo cerrado entre en los que se casan que hace que lo que antes hacías sin ningún problema ahora puede acarrear consecuencias no muy positivas.

Yo, persona con discapacidad, puedo tener más independencia que uno de los dos miembros de un matrimonio con amigos de la infancia o de hace diez minutos, con amigas más sin derecho al roce que con derecho, con tatuajes estilo “Resacón en la Vegas” pero en Amsterdam, con viajes esperados e inesperados, y muchas cosas más.

Pienso que la dependencia está en la mente, no en la discapacidad ya que siempre las personas “tiradas para adelante” o las que no ven lo que la mayoría ven, la silla de ruedas, disfrutan más de la vida; hacen más cosas que las demás además de aprender de las “diversidades” que te da la vida.

Lassus - Asociación de Ayuda contra el síndrome depresivo