• ¿Y las listas de espera? ¿No existen?

    El neurocirujano Vicente Calatayud analiza las listas de espera del mes de abril y pide soluciones compatibles con el descanso de los profesionales.

    El Autor

    Vicente Calatayud

    Neurocirujano

    Castilla-La Mancha completa hoy la Fase 3. Podemos decir que estamos de enhorabuena. Como dice mi amigo Lucio, parece que el animal nos da un respiro, la presión a la que nos tenía sometidos disminuye, la primera línea respira. Lentamente, cambian las fases y recuperamos cierta normalidad.

    Calatayud listas espera abril

    Las listas de espera quirúrgica han pasado de 7.747 pacientes en abril de 2019 a 8.645 en 2020, con hasta 350 días de demora

    Calatayud listas espera abril

    Consulte aquí los datos oficiales sobre listas de espera

    Y uno piensa y piensa porque analiza lo que ha ocurrido durante todos estos meses, meses en los que el país se ha parado, se ha parado todo, la economía, la sanidad, las familias han permanecido confinadas… sin embargo, la vida, eso tan maravilloso y la vez aterrador, pero que cada uno de nosotros solo tiene una, la suya, ha continuado. Muchos a lo largo de estos meses nos han dejado, para ellos la vida, tal y como la entendemos, se acabó, y no vamos a entrar en cuestiones de difícil solución, pero queremos hablar de la vida, de esa que continua, la de vida de todos aquellas personas que seguimos aquí.

    Y uno piensa que es maravillosa, que es nuestra vida, y solo tenemos una, pero a veces enfermamos, a veces nos ponen en una lista de espera, en una lista para consultas, para pruebas diagnósticas, para cirugía y pasan los meses, y a veces los años, y si viene un COVID-19, quedamos en el limbo, en ese lugar que nadie sabe dónde está y por tanto nadie nos da ni nos va a dar explicaciones, bastante tenemos con el coronavirus.

    Pero duele la espalda, la pierna, la rodilla, la barriga, el corazón hasta nos puede dolor el culo, si el culo, pero todo está parado y nadie nos dice nada, y uno piensa y piensa en voz alta y lo dice y lo pregunta, para que luego no nos digan que no se ha previsto porque no se podía prever, como con el COVID.

    ¿Hay algún plan?

    ¿Qué planes hay por parte de las distintas administraciones, en nuestro caso del Sescam, del consejero de Sanidad, de la gerente del Sescam, para abordar las listas de espera? Los sanitarios tienen merecidas sus vacaciones, lo han dado todo, pero ¿hay algún plan alternativo para paliar las deficiencias creadas por el COVID? ¿Hay algún plan para que todas esas personas pendientes de una intervención puedan saber cuándo se llevará a efecto? ¿El ejecutivo va a ser transparente o pasará como con los que han perdido la vida en esta pandemia, que nunca sabremos el número correcto, el número exacto? ¿Será una vez más culpa de los sanitarios que van disfrutar de unas bien merecidas vacaciones?…

    ¿Hará falta una comisión?

    ¿No se harán contrataciones en regla para paliar y aliviar el incremento de las listas de espera? ¿Tendrá que nombrar el ejecutivo una comisión para que estudie este problema? ¿Dará autonomía a las distintas GAI, de la comunidad para que tengan capacidad de decidir acorde a sus necesidades o estará todo centralizado desde Toledo?

    Y uno sigue pensando, y piensa que son demasiadas preguntas, que uno no debe pensar tanto, a fin de cuentas uno solo es un jubilado, que su momento está fuera de lugar, pero la pandemia lo ha recluido, y no le ha quedado más remedio que pensar, investigar y ha entrado en la página oficial de la junta y ha visto, y ha pensado que era bueno compartirlo, quizás de esta forma alguien nos indique si existe algún plan, pero uno piensa que será el caso, que será de nuevo improvisación, que usted se tendrá que aguantar y probablemente, dadas las circunstancias, esa prótesis, esa intervención, nunca llegará, nunca se llevará a efecto, o quizás sea demasiado tarde y la culpa será de nuevo del COVID-19 o quién sabe, por qué no, de los recortes sanitarios que realiza Cospedal, no tendrá nada que ver con nuestro obsoleto Hospital, ni con ese que en 2015 se nos prometió.

    Ustedes piensen que las consultas del Hospital General no están funcionando, que los Servicios Quirúrgicos no han empezado prácticamente con su actividad, y nos vienen tres meses de verano… a buen entendedor, pocas palabras bastan.

    Necesarias explicaciones

    García-Page y el consejero de Sanidad y la gerente del Sescam, para que van a dar explicaciones de su previsión, el COVID no se ha ido.

    Pero miren la diferencia en abril de 2019, según las listas oficiales de la Consejería de Sanidad, en Albacete, en el Hospital General, había 7.747 pacientes pendientes de cirugía. En Neurocirugía 524 con una demora de 245 días, Traumatología tenía 1.859 con 235 días de demora y Cirugía General 1.277 con una demora media de 205 días.

    En abril de 2020, ya bajo los efectos y limitaciones del COVID estas son las cifras oficiales que maneja la Junta: Total de pacientes 8.645, Neurocirugía 626 con una demora media de 388 días, Traumatología 2.080 con 350 días de demora, y por último Cirugía General 1.207 pacientes con una demora de 257 días.

    Detrás de los números hay personas

    Son números, pero detrás de esos números hay personas, hay vidas y cada una de ellas es única e irrepetible, y piensen que las cifras oficiales son eso, cifras oficiales que normalmente no coinciden con las cifras reales, todos lo hemos visto a lo largo de estos meses.

    Las cifras de las que hablamos son de las listas de espera quirúrgica, habría que comentar las de consultas, pruebas complementarias… y otros hospitales… En fin, un desastre más de los que ya nos tiene acostumbrados el ejecutivos de García-Page.

    Lassus - Asociación de Ayuda contra el síndrome depresivo

    Un comentario

    1. Mi admiración por Vicente cuya preocupación por el hospital transluce su amor por la profesión y por su la gente de Albacete.
      Este hospital hace tiempo que ha llegado al límite. Si no adelantan las obras iremos cada vez peor aunque no pase nada. Si pasa será otra vez lo mismo, los enfermos no-COVID pagarán de nuevo los platos rotos porque no se les podrá atender.
      Las listas de espera son interminables y seguirán creciendo mientras no se disponga de recursos: espacio y personal. pero sobre todo espacio. Aunque contrataran el problema fundamental es que no hay quirófanos, no hay camas, las habitaciones son de tres (perfecto para expandir los virus). No se puede actualizar la tecnología porque no hay sitio. No se pueden mantener las distancias. Se pierde productividad por falta de espacio.

    Comentar

    Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

    *