• Diabetes en primera persona

    Cambios de humor, debilidad, sed excesiva, hambre o pérdida de peso son algunos de los síntomas que alertan de la aparición de una enfermedad crónica, la diabetes. El páncreas no sintetiza bien la insulina, la hormona que mantiene los niveles adecuados de glucosa en sangre. La elabora de una calidad inferior o no es capaz de utilizarla con eficacia. En España hay casi 6 millones de personas con diabetes, de los cuales 30.000 tienen diabetes tipo 1. Aparece con mayor frecuencia en niños y adultos jóvenes, pero puede manifestarse a cualquier edad. 

    Ana es una paciente a la que le diagnosticaron la enfermedad hace 48 años, cuando tan solo era una niña y, entonces, la diabetes era la gran desconocida en España. Además, vivía en un entorno rural, en un pueblo de Albacete de poco más de mil habitantes, donde todo llegaba más tarde. Gracias a la ayuda de un familiar pudo tener acceso al Instituto de Diabetología de la Cruz Roja de Madrid y ser atendida por el doctor Pallardo. 

    Era un hospital muy pequeñito, me hacían los controles, me enseñaron a inyectarme y a preparar los estuches metálicos, con jeringuillas de cristal y agujas de hierro, que debía quitar la tapa, poner alcohol al envase y quemarlo para administrarme la insulina. 

    Según nos relata, no existían dispositivos de control de glucemia para realizar en casa y, si existían, ella no tenía acceso a los mismos. Las únicas pruebas eran las que le realizaba su médico rural. La desinformación, entonces, era tremenda. Los niños de su entorno, en alguna ocasión, le llegaron a preguntar si “la diabetes se pegaba”.  

    Supuso una gran descarga no tener que llevar el estuche inyectable a todos sitios y realizar, diariamente, el protocolo de esterilización casero»

    No fue hasta la adolescencia cuando la seguridad social comenzó a proporcionar a los diabéticos jeringuillas de plástico de un solo uso. Supuso una gran descarga no tener que llevar el estuche inyectable a todos sitios y realizar, diariamente, el protocolo de esterilización casero. 

    El carácter de Ana siempre le ha hecho huir de la protección familiar, no todos los miembros sabían manejar la situación. En unos casos, se excedían de sobreprotección, en otros, apelaban a la compasión… y, fue su madre, la pieza clave en su desarrollo como diabética. Controlaba las comidas con una báscula, estaba pendiente de los controles de glucemia, de los inyectables, de las visitas médicas, de todo. 

    Mi madre debía tener el sexto sentido de las madres súper desarrollado, porque con solo mirarme sabía si tenía el nivel de azúcar alto o bajo» 

    Siempre se ha sentido una persona integrada en la sociedad. Aunque Ana confiesa conocer algún caso de discriminación, tanto a nivel personal como profesional, ella se ha desarrollado plenamente en todos los proyectos que ha iniciado. La enfermedad no ha supuesto un hándicap ni en su vida personal ni en la laboral.  

    Emocionalmente, nunca ha tenido problemas. Únicamente, con la llegada de toda la información que existe actualmente, sí ha hecho una profunda reflexión en su trayectoria vital. «Con una mejor información y conciencia de lo que es la diabetes, podría haber mejorado algunos aspectos de mi auto-cuidado. Es importante realizarlos para llegar a una edad adulta con las mínimas repercusiones físicas que tiene esta enfermedad». 

    La diabetes tiene memoria, todo lo que haces mal durante añosdespués, incide mucho sobre la salud»

    Sobre todo aconseja a los niños y jóvenes que se cuiden, que se informen, que se impliquen en la enfermedad y no solo sean los padres los que se responsabilicen de la enfermedad. Los padres deben normalizarlo. La enfermedad no es una carga, llevándola bien Ana asegura que puedes tener una vida completamente plena y normal. 

    Cuídate todo lo que puedas, llegará el día en el que esto se pueda curar y tienes que llegar en las mejores condiciones 

    En la actualidad, tanto en dispositivos técnicos, información y avances clínicos, investigación,  se ha dado un salto abismal y se abre una puerta a la esperanza. Hace cuarenta años el doctor Fernández Vega me dijo, Ana, cuídate todo lo que puedas, llegará el día en el que esto se pueda curar y tienes que llegar en las mejores condiciones. Así que, estoy convencida de que ese día va a llegar y estoy preparada para recibirlo.

    Qué es la diabetes 

    La diabetes indica que el nivel de glucosa en sangre se encuentra muy elevado. La causa más probable de la diabetes tipo 1 es un trastorno autoinmune cuyos síntomas pueden surgir en semanas. El páncreas no produce insulina, la hormona que ayuda a que la glucosa penetre en las células para suministrarles energía. Sin la insulina suficiente el exceso de glucosa permanece en la sangre, a la vez de que el cuerpo es incapaz de usar esta glucosa para obtener energía.  

    En la diabetes tipo 1, el sistema inmunitario ataca

    Existen dos tipos principales de diabetes, diabetes tipo 1 y tipo 2, y la diabetes gestacional. En los dos primeros casos, la concentración de azúcar en sangre es superior a la normal, pero lo hacen de manera distinta. En la diabetes tipo 1, el sistema inmunitario ataca y destruye las células encargadas de fabricar insulina. Los científicos apuntan a que existe relación entre su origen y la herencia genética del individuo, aunque esto no es suficiente para desarrollar la enfermedad. No se puede prevenir ni predecir su aparición. Una vez que se diagnostica, requiere un tratamiento de por vida, dependiendo el paciente de inyecciones diarias o bomba de la insulina para controlar la concentración de azúcar en sangre. 

    Una vez que se diagnostica, requiere un tratamiento de por vida

    En la tipo 2, el páncreas aún puede seguir fabricando insulina pero el cuerpo no reacciona con normalidad. La glucosa  no cumple de una manera correcta con su función de proporcionar energía ya que no entra de manera eficaz en las células. El páncreas, a largo plazo, hace un esfuerzo excesivo para fabricar insulina, por lo que acaba agotado. Suele asociarse a edades más avanzadas, aunque también se diagnostica en niños y adolescentes con obesidad. 

    La diabetes gestacional, o Gravídica, se desarrolla en algunas mujeres embarazadas, en la mayor parte de los casos desaparece después del parto. Sin embargo, estas mujeres y sus hijos corren mayor riesgo de desarrollar diabetes en el futuro. 

    Son importantes la detección precoz y los cuidados. Deben mantenerse los niveles de azúcar en sangre lo más cerca de lo normal

    La diabetes es grave, pero se puede aprender a controlar y convivir con ella. La tipo 1, actualmente, no se puede curar, pero sí minimizar sus síntomas y prevenir posibles problemas de salud futuros. Es importante la detección precoz y los cuidados. Deben mantenerse los niveles de azúcar en sangre lo más cerca de lo normal.  Es necesario controlar los niveles de glucosa, realizar actividad física, llevar una dieta sana y equilibrada y seguir las pautas de insulina prescrita por el facultativo. Llevando hábitos adecuados, se puede controlar, prevenir, retrasar o detener las complicaciones a largo plazo. En la diabetes tipo 2 el tratamiento se basa en la dieta, cambios de hábito de vida, evitando el sedentarismo y, a veces, con fármacos orales y/o insulina. 

    Las consecuencias de la diabetes engloban a todo el organismo

    Cambios de humor e irritabilidad, debilidad, fatiga, sed excesiva, mayor frecuencia de micción, hambre, pérdida de peso, malestar, piel seca, visión borrosa, hormigueo o entumecimiento en pies y manos, son signos que hay que supervisar y consultar con el especialista para que valore la existencia de la enfermedad. La diabetes puede afectar al sistema nervioso, encías y al circulatorio, por lo que las consecuencias que podría acarrear engloban todo el organismo: ceguera, amputaciones, retinopatía, neuropatía o enfermedades cardiacas. 

    Diabetes tipo 1 en primera persona 

    Vídeo de la Escuela de Pacientes. 

    Según la Asociación Diabetes Madrid, existen otros tipos de diabetes 

    • Defectos genéticos en la función de los islotes pancreáticos (denominada diabetes del adulto de inicio en la juventud MODY donde la secreción de la insulina está alterada pero los defectos de la acción de la misma son escasos).
    • Defectos genéticos en la acción de la insulina (alteraciones en el receptor de la insulina)
    • Endocrinopatías: secrecciónhormonal excesiva como ocurre en el síndrome de Cushing (por cortisol excesivo), acromegalia (excesiva producción de hormonas de crecimiento en el adulto). 
    • Fármacos o sustancias químicas: glucocorticoides, inerferon
    • Enfermedades del páncreas exocrino: pancreatitis, traumatismos, cirugía, infección y cáncer de páncreas.
    • Otros síndromes genéticos como el síndrome de Down, Klinefelter y síndrome de Turner.

    El Autor

    Carmen Piñero

    Auxiliar de Enfermería y estudiante de Periodismo

    Lassus - Asociación de Ayuda contra el síndrome depresivo

    Comentar

    Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

    *

    Diario Sanitario · Sapere aude | Atrévete a saber

    Suscríbete a nuestra lista de correo

    Apúntate a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias de Diario Sanitario.

    Te has suscrito satisfactoriamente!