• Menos mal, Sánchez tiene papeles

    El Autor

    Juan Ignacio Pérez Calvo

    Servicio de Medicina Interna Hospital Clínico Universitario «Lozano Blesa». Facultad de Medicina Universidad de Zaragoza. Instituto de Investigación Sanitaria de Aragón

    ¡Qué tranquilidad!

    He estado leyendo vuestros papeles, y otra cosa no, pero tenemos un montón de datos

    El presidente Sánchez tiene un buen montón de datos en los papeles que le han enviado los expertos que conducen la pandemia hacia su final, sea o no desastroso.

    Illa y Simón, Simón e Illa, le han pasado los papeles al presidente, mientras pasan del resto.

    Es en verdad un alivio. Verlo bronceado, sonriente, con camisa fitness y corbata rojipúrpura, tan apropiada, y con ese engolamiento en la voz de quien domina la situación, rotundo… proclamando a los cuatro virtuales vientos, “tengo un buen montón de papeles”. Sin un pestañeo. ¡Que alivio!

    La verdad, me tranquilizó mucho.

    En ese montón de papeles están los datos de la pandemia que, en agosto, sea un segundo brote o una cuestión semántica, asola el descanso y el trabajo de los españoles, pero no turba el bien-merecido-reposo-del-líder, que con esfuerzo denodado nos saco de las garras de la COVID para dejarnos en las manos de las Comunidades Autónomas. ¡Ingratos!

    Si hace dos meses solos ellos, Simón e Illa, más los expertos del Comité, nos salvaron de la inedia ¡qué no harán ahora los 17 simones e illas que trasiegan con los datos!

    Y… mientras, los que estamos a pie de cama, de obra, barra de baro al volante del camión, nos hemos enterado de la “semántica” del virus -vaya que no se anda con chorradas y se expande a toda velocidad-, nuestros expertos, ¿serán los mismos que los del Comité?, tienen un buen montón de papeles.

    La cuestión es qué demonios van a hacer con tanto papel. En breve abren los colegios, pero eso da lo mismo…, los papeles…, a montones.

    Los que mandan (que no gobiernan)

    Es cierto que estamos así en buena medida por la irresponsabilidad de una parte de la sociedad que se ha rendido a los encantos del “ocio nocturno” importándole una higa lo que pase con el resto, sus mayores incluidos. Pero, no es menos cierto, que la respuesta de los que mandan (que no gobiernan) han sido … nulas.

    A menos, claro, que esté en ese montón de papeles que tanto alegra al Presidente.

    Esperemos al próximo BOE a ver si algo sale.

    Comentar

    Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

    *