• La natalidad, en caída libre

    bebePor segundo año consecutivo, el saldo es negativo. En la provincia de Albacete se muere más que se nace. Y es que la natalidad está en caída libre. Los nacimientos empezaron a caer en 2009, cuando ya nadie se atrevía a negar la crisis económica, y así sigue. El blog «Albacete en datos» argumenta con cifras un titular tan realista como pesimista: «Los nacimientos pierden la batalla ante los fallecimientos».

    Atrás quedan las cifras de los años setenta, cuando nacían más de 6.000 albaceteños. Desde entonces, todo han sido altibajos en una carrera descendente. Sin embargo, las defunciones se mantenían más o menos estables, acordes al aumento y envejecimiento de la población. Un total de 3.114 albaceteños morían en el año 1975 y 3.696 murieron el año pasado.

    El caso es que, hasta el año 2011, los nacimientos ganaban por goleada a los entierros y fue finalmente en 2014 cuando los muertos ganaron a los nacidos, 3.720 defunciones frente a 3.576 nacimientos. Así, si bien contra la muerte poco se puede hacer, la natalidad tiene una lectura económica, tanto por las fatales consecuencias que traerá como por el claro desaliento que provoca la falta de estabilidad laboral. El año pasado nacieron 3.463 nuevos albaceteños y murieron 3.696.

    El Instituto Nacional de Estadística desvela cada año cómo se retrasa todo, la edad en la que las parejas sellan sus compromisos o el momento en el que la mujer decide ser madre. Todo suma y provoca un envejecimiento de la población que no deja de crecer, pues si bien el número de fallecimientos es estable, el final cada vez se retrasa más.

    Si miramos los análisis del blog Albacete en Datos, del periodista José Antonio Domingo, nos encontramos con que las mujeres albaceteñas tienen una esperanza media de vida cercana a los 85 años, frente a los a los 79,8 de los hombres. En dos décadas, entre 1991 y 2011, la esperanza de vida en la provincia, que supera a la media nacional, ganó cinco años.