ANA ROMERO · Peluquería & Belleza

Dolor de cabeza, la maldición del 50%

Se calcula que la prevalencia de la cefalea en los adultos es de aproximadamente el 50%. Entre la mitad y las tres cuartas partes de los pacientes de 18 a 65 años ha sufrido una cefalea en el último año, y el 30% o más de este grupo ha padecido migraña. Sin embargo, se calcula que la mitad de las personas que sufren dolor de cabeza se tratan ellas mismas y además desconocen que la fisioterapia puede ayudarles a mejorar el dolor y las molestias.

El primer paso es siempre consultar con un médico. No obstante, la cefalea de origen cervical es relativamente poco común en comparación con la migraña o la cefalea tensional, pero comparte una serie de características clínicas con éstas. Además, los pacientes con migraña también pueden desarrollar cefalea de origen cervical, dificultando el diagnóstico.

A diferencia de la cefalea, en el caso de la migraña confluyen una serie de síntomas previos al dolor de cabeza, como alteraciones visuales, cambios de humor o incluso retención de líquidos.

El dolor característico de la migraña puede afectar a uno u otro lado de la cabeza, es de carácter pulsátil (parecido a un latido) y se asocia a hiperestesia, es decir, a que la persona sienta molestias ante la luz, los sonidos, los olores o sienta dolor simplemente al palparse la piel del cráneo.

Fisioterapia y tratamiento en cefaleas

Para tratar las cefaleas como es debido se necesita que los profesionales sanitarios estén bien capacitados, que la detección y el diagnóstico del trastorno sean exactos, que se proporcione tratamiento adecuado, prescripción de modificaciones sencillas del modo de vida y la educación del paciente.

La Fisioterapia proporciona un amplio conocimiento para tratar y solucionar estos trastornos que incapacitan al paciente a desarrollar sus actividades diarias y mejorar su calidad de vida y lo hace:

  • Mediante criterios necesarios para clasificar la cefaleas.
  • Test de evaluación.
  • Abordajes con movilizaciones.
  • Técnicas de liberación, estimulación y relajación.
  • Estiramientos (Activo y Pasivo).
  • Drenajes vasculares.

Sobre la cefalea

El término cefalea hace referencia a los dolores y molestias localizadas en cualquier parte de la cabeza. En la práctica se aplica al dolor de la bóveda craneal. Se clasifican en:

  1. Cefaleas Primarias. Benigna y de causa desconocida:
  • Migraña. Se caracteriza por episodios repetidos de Cefalea de gran intensidad que impide al enfermo desempeñar sus actividades, y puede durar varios dí Es más frecuente en mujeres y generalmente se inicia antes de los 30 años. Suele existir antecedentes familiares de Cefalea y puede desencadenarse por diversos estímulos como alimentos, olores intensos, luces brillantes, cambios de tiempo, alteraciones del ritmo de sueño, variaciones hormonales y estrés. El dolor es típicamente unilateral (duele la mitad de la cabeza), de carácter pulsátil (como un latido), y puede acompañarse de náuseas, vómitos, e intolerancia a la luz y el ruido. Se distinguen dos variedades de Migrañas: Migraña con Aurea o Sin Aurea, el Aurea es un conjunto de síntomas neurológicos generalmente visuales (luces destelleantes o visión borrosa) que suelen preceder al dolor de cabeza.
  • Cefalea tensional. Representa el 90% de todas las consultas por cefalea. La Cefalea Tensional el el tipo de Cefalea más frecuente. Afecta sobre todo a mujeres, puede comenzar a cualquier edad y no tiene carácter familiar. El dolor aparece de forma episódica y puede durar varios días, se define como una molestia de intensidad leve o moderada, localización bilateral (duele toda la cabeza) carácter opresivo, y que no se acompaña de náuseas, vómitos ni empeora con la actividad fí
  • Cefalea cervical o cervicalgia. Hace referencia a una Cefalea musculo-esquelética de la columna cervical derivada de una disfunción sobre los tres segmentos cervicales superiores. Constituye alrededor del 15-20% de todas las Cefaleas crónicas y recurrentes.

Los criterios para clasificar la cefalea de origen cervical son:

  • El dolor debe localizarse en el cuello, la región occipital y puede proyectarse hacia la frente y la región orbitaria.
  • El dolor debe ser precipitado o agravado por ciertos movimientos o posiciones mantenidas del cuello.
  • Desaparición del dolor tras bloqueo anestésico local (confirmación diagnóstica).
  1. Cefalea Secundaria: Puede deberse a una enfermedad subyacente como meningitis o una hemorragia cerebral.

El Autor

Azuzena Muñoz Gutiérrez

Fisioterapeuta, colegiada número 547 de Coficam

Lassus - Asociación de Ayuda contra el síndrome depresivo