• Un año sin deporte escolar

    El COVID ha frenado el deporte escolar en Castilla-La Mancha cuando el propio Ministerio de Sanidad lo indulta. Los menores de 16 años llevan un año sin jugar al fútbol, al voleibol, al balonmano o al baloncesto en equipo en Castilla-La Mancha. Únicamente pueden practicar deporte los federados, dándose la circunstancia de que los jóvenes de 16 años sí pueden practicar deporte en grupos de 25 y con público y los de 15 años solamente 4 sin contacto y sin competir. Sin embargo, nadie duda que la salud física y psicológica de los menores exige deporte.

    Jugar al fútbol o al baloncesto, inviable para los menores de 16 años en Castilla-La Mancha

    deporte escolar COVID
    El COVID también ha supuesto un antes y un después para el deporte escolar.

    Las actividades deportivas representan el 0,22% de los casos de COVID-19

    En Castilla-La Mancha, hasta los 15 años, se practica el deporte escolar, que depende del Gobierno regional. A partir de 16 años, los jóvenes pagan una cuota por federarse y practicar deporte. Y esta diferencia, estar federado, es la que ha dejado a miles de escolares de la región alejados de las pistas. Pudieron entrenar cuando mejoró la situación epidemiológica, pero de forma individual, sin pasarse siquiera el balón.

    Padres como Miguel Ángel Sáez, que además es enfermero, no entienden, en un contexto en el que el deporte aporta más beneficios que riesgos, cómo es posible que la Consejería de Sanidad no corrija su decisión. La diferencia entre estar o no federados ha dejado a niños sin su deporte, con los problemas de salud, físicos y psicológicos, que genera el sedentarismo.

    En este contexto, en el que los padres claman para que sus hijos puedan regresar al deporte escolar, el Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias ha informado que las actividades deportivas representan solo un 0,22% del total de casos de COVID-19 en España. Así lo recuerda el Consejo General de la Educación Física y Deportiva, que argumenta que las ventajas superan a los riesgos.

    En el informe de actualización nº 230 sobre la enfermedad por el coronavirus (COVID-19) que difundió el Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias el pasado 16 de octubre de 2020 se publicaron datos alentadores para el sector deportivo, ya que refuerzan el mensaje de que tomando todas las medidas de precaución adecuadas, la práctica físico-deportiva parece segura.

    El ejercicio físico refuerza el sistema inmune

    «El virus ha venido para quedarse»

    Por otra parte, la ciencia también está ilustrando la capacidad del ejercicio físico para contribuir a la lucha contra la pandemia por COVID-19. Es conocida la relación entre la práctica físico-deportiva y su influencia positiva en el sistema inmune. Por eso, en lo que respecta a la prevención de este virus en concreto, fue lo primero que se promovió (Simpson y Katsanis, 2020).

    Sumado a lo anterior, un estudio publicado en la revista Mayo Clinic Proceedings señala que «La capacidad máxima de ejercicio se asocia de forma independiente e inversa con la probabilidad de hospitalización por COVID-19».

    El enfermero Miguel Ángel Sáez pide a la Consejería de Sanidad que recapacite. Y es que tiene claro que el «virus ha venido para quedarse», por lo que habrá que convivir con él con todas las medidas que dicte la Autoridad Sanitaria, pero sin privar a los menores del deporte.

    Comentar

    Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

    *