Los fisioterapeutas aconsejan cómo prevenir la enfermedad cardiovascular

Tensión alta, obesidad, sedentarismo o tabaquismo. Las enfermedades cardiovasculares son un conjunto de trastornos que afectan al corazón y a los vasos sanguíneos y que, en tres de cada cuatro pacientes, se pueden prevenir. Según su etiología, se pueden clasificar en congénitas y adquiridas y cursan con limitaciones de las actividades de la vida diaria y muerte prematura en muchos casos.

De todos es sabido la importancia del ejercicio terapéutico en la recuperación de las enfermedades cardiovasculares. Es un pilar fundamental del fisioterapeuta desde el primer día que estos pacientes comienzan su tratamiento. Pero, por qué tratar cuando se puede prevenir.  La prevención y la educación para la salud deben ser los grandes pilares de la salud pública. “Desde el Colegio Profesional de Fisioterapeutas de Castilla-La Mancha se defienden dichos pilares cada día con más ahínco”, indica el fisioterapeuta y vocal del Colegio por la provincia de Toledo, Alberto Sánchez Sierra.

Según el Instituto Nacional de Estadística las enfermedades cardiovasculares fueron la primera causa de muerte en los países industrializados con una tasa del 29,7%, siendo por sexos también la primera causa de muerte de las mujeres y la segunda en los hombres.  De todas las muertes que ocurren antes de los 75 años en Europa, el 42% se debe a enfermedades cardiovasculares en mujeres y un 38% en varones.

CLINICA BAVIERA

La enfermedad cardiovascular está fuertemente relacionada con factores de riesgo modificables (presión arterial, sedentarismo, glucemia basal, colesterol, y obesidad) y estilos de vida poco saludables (tabaco, inactividad física, alimentación y estrés psicosocial). Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), con cambios adecuados se podría prevenir más de las tres cuartas partes de la mortalidad cardiovascular.

Se pueden obtener importantes beneficios realizando una cantidad moderada de ejercicio, todos o casi todos los días (30 minutos), o intensa 3 veces en semana (20minutos), pero si en vez de actividad física es ejercicio físico, es decir controlado, medido y pautado, y perdura en el tiempo, se obtienen más beneficios aún.

Sánchez recuerda que para realizar ejercicio terapéutico es necesario que este esté “pautado por un profesional sanitario cualificado y que diversas pruebas (test de fuerza, pruebas de esfuerzo, datos antropométricos, frecuencias cardiaca, presión arterial, electrocardiograma…) y cuestionarios deben ser cumplimentados para detectar posibles riesgos y para poder pautar las intensidades y las cargas necesarias para obtener beneficios”.

Desde Coficam siempre se recomienda ejercicio terapéutico supervisado, pero en caso de realizar actividad física por su cuenta, es necesario tener en cuenta los siguientes síntomas que podrían indicar un posible problema cardiovascular: disnea o sensación de ahogo, cianosis, tos, hemoptisis, dolor o molestias en el pecho, nauseas o vómitos, síncope o desmayo, palpitaciones, edema de origen cardiaco en zonas que se encuentren en declive.

Coficam recuerda la importancia de prevenir, la importancia de acudir a un profesional colegiado y cualificado y que los fisioterapeutas no solo tratamos en la camilla. “Pon en forma tu salud, acude a tu fisioterapeuta de confianza”.

Hernando Martínez - The Growthcoach - Business and sales coaching

Lassus - Asociación de Ayuda contra el síndrome depresivo
Diario Sanitario · Sapere aude | Atrévete a saber

Suscribete a nuestro newsletter

Apúntate a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias de Diario Sanitario.

Te has suscrito satisfactoriamente!