• “Me llamo Bea y soy un número para el Sescam”

    Buzón del lector de diariosanitario.com

    Mi nombre es Bea, soy un número para el Sescam, pero tengo mi propia historia; comenzaré diciendo que la fecha era febrero: para saber si por fin volvería a mi casa tras 8 años.

    Me llamo Bea y soy un número para el Sescam

    Día 22 de febrero. Hace 8 años (más menos) supe que tenía plaza… una ilusión y muchísimo trabajo por detrás. Fui la segunda mejor nota, casualidades de la vida conozco la mejor nota (ambas somos de Cuenca). Ninguna de las dos hemos vuelto, con esto está casi todo dicho.

    Nada regalado, con 30 años aprobé una oposición en el Sescam

    Nada regalado, con 30 años aprobé una oposición en el Sescam. En la mochila llevaba: a un bebé que di a luz un mes antes del examen, un niño de dos años, 5 años doblando entre público y privado (para ganar dinero y hacer méritos), mucha/muchísima ayuda de mi familia y más de 10 horas de estudio diarias.

    Si pudiera volver atrás, me diría: “deja de estudiar”

    Tenía en la pared enfrente de la mesa donde estudiaba las fotos de mis hijos y una frase: “lo haces por ellos”. Lo que no tengo claro es cuándo esa bendición se convirtió en un pozo de amargura. Y si pudiera volver atrás me diría: deja de estudiar y sigue con tu interinidad de PEAC.

    Hice la maleta y busqué una habitación alquilada. Dejé a dos niños: uno de 1 año y otro de 3

    El día que firmamos nos lo recalcaron cada 10 firmas (más o menos) y éramos más de 700: No vamos a dar comisiones. Pensé en tener paciencia, era bueno para mis hijos, para mí y además había luchado mucho para llegar allí. Hice la maleta y busqué una habitación alquilada. Dejé a dos niños: uno de 1 año y otro de 3.

    En 8 años no me han dado comisión, han pasado por delante hasta personas que tenían plaza en oposiciones de fuera de Castilla-La Mancha y mucho más posteriores a la mía. Personas que estuvieron fuera de casa 5 meses y yo llevo 8 años. En realidad, no entro en los motivos por los que me han adelantado, porque los desconozco. Es muy fácil: las comisiones de servicio son un privilegio de la gerencia y de la dirección. No te deben explicaciones, no hay lista, nunca sabes cuándo te va a tocar (si te toca). En palabras mundanas: pueden hacer lo que les dé la gana.

    Las comisiones de servicio son un privilegio de la gerencia y de la dirección

    He llorado, he tomado antidepresivos, he tenido un accidente con siniestro total volviendo (con un coche de 4 meses). Trastornos de ansiedad, ataques de pánico, estrés como para tres familias, brotes de ira, trastornos alimenticios… Por esos motivos ni un día de baja.

    He necesitado una habitación alquilada (150 euros) y un coche nuevo (150-200 euros). He perdido mil veces la esperanza; mil y una he pensado en renunciar a mi plaza. Gastos y más gastos (económicos, personales y emocionales). Solo pensando en que la diferencia de sueldo radica en la carrera profesional, carrera que no estoy cobrando ni tengo reconocida. Así que sí, 8 años con agravio comparativo respecto a mis compañeros fijos.  Ya tendría el grado 2…

    Me han llamado para decirme que metían a quirófano a mi hijo, que tenía varicela… que había andado, me he perdido el ratoncito Pérez (…)

    Me han llamado para decirme que metían a quirófano a mi hijo, que tenía varicela… que había andado, me he perdido el ratoncito Pérez, muchas noches sin cuento y sin arroparlos, me han preguntado mis hijos que si no los quiero y por eso me voy, me han acusado de abandonarles…

    Me han diagnosticado ansiedad, depresión, trastornos alimenticios y he tenido crisis de pánico.

    Todo esto recién separada (aun así no hubo comisión). Afortunadamente mi ex, fue mi mayor apoyo y un ángel todo este tiempo, sin él hubiera sido imposible.

    No todo ha sido malo. Pero nada de eso importa a 150 kilómetros de mis hijos

    También he crecido profesionalmente, he conocido compañeros maravillosos y he conocido un pueblo precioso, con gente maravillosa. No todo ha sido malo. Pero nada de eso importa a 150 kilómetros de mis hijos.

    La vida pasa entre tristezas y alegrías, y el lugar que me hizo sufrir también me regaló otra vez el amor. Rehice mi vida y tuve un bebé… sinceramente los mejores meses de mi vida, de baja por riesgo en mi puesto de trabajo. Con mis niños, mi pareja, mis padres… con eso yo era feliz. Con la ilusión de que quizás me darían un traslado. Que cumplimenté en enero … del año pasado.

    Pensaba ingenua de mí que antes de tenerme que incorporar ya sabría si tenía traslados y en su defecto podría pedir una comisión. Actualmente no sabemos nada, pero es que además las comisiones están cerradas ante la inminencia de los traslados, pues así desde septiembre.

    He cambiado de sindicato dos veces

    Ahora estoy de excedencia sin cobrar un duro desde noviembre. En la balanza puse mi trabajo y mis hijos, esta vez no encontré la fortaleza para volver a irme dejándolos otra vez. Porque cada vez que lo pienso me pongo a llorar.

    He cambiado de sindicato dos veces, he llorado al director de enfermería, a la subdirectora, a los sindicalistas, al aire y casi hasta la luna, hubiera llorado hasta al mismísimo presidente del gobierno si me hubieran devuelto con mis hijos a mi casa.

    La respuesta que hace tiempo me dieron es que no hay comisiones porque los sindicatos habían firmado unas interinidades y unas plazas para promoción interna y minusválidos. Debía ser verdad porque ofertaron 8 comisiones (una barbaridad) pero al tiempo 19 interinidades. Los sindicatos tienen los votos de la masa, pero a mí me están haciendo polvo. Por no hablar  (permitirme la expresión) de la cara de gilipollas que se te queda.

    Nos están ahogando con recortes, cargas de trabajo, pérdidas de derechos, bajadas de poder adquisitivo (…)

    No se de quien será la culpa, pero en realidad me da igual, porque en este sistema veo sufrimiento allí donde mire. En fijos que no volvemos, en interinos que no les actualizan la bolsa ni convocan oposiciones, eventuales con contratos de lunes a viernes… Al personal sanitario nos están vapuleando.

    Da igual el color de la bandera política, las siglas del sindicato… nos están ahogando con recortes, cargas de trabajo, pérdidas de derechos, bajadas de poder adquisitivo… Somos dolientes, demasiado preocupados en lamernos nuestras heridas y enfocados (¿¿dirigidos??) en guerras entre categorías o modalidades de contrato.

    Pero a lo que iba, mis sensaciones: tengo crisis de pánico desde hace 5 meses, lloro cada vez que lo pienso, eso con suerte, porque lo que más siento es rabia, injusticia… que no sé cómo canalizar ni contra quien. Y vivo en la angustia pensando que no voy a tener opciones en los traslados y voy a tener que volver a vivir lo mismo. Estoy agotada y desgastada.

    Es viernes 22 de febrero, no sabemos nada. Llevo con taquicardias y ansiedad desde el día 1. Porque si no me dan el traslado ahora, en los siguientes no tengo opción. Porque por sentencia van a dar unas plazas a personas que no superaron el corte de mi oposición. Y eso va a suponer que muchísima gente va a volver a estar por delante de mí. Porque aprobé por nota con menos de 5 años previos trabajados, después de 8 años de sufrimiento volveré a ser la última mierda.

    No cobro carrera profesional. Nadie vela por que yo vuelva a casa con mis hijos. Se llevan riendo de mi conciliación familiar 8 años. A veces pienso que estoy suficientemente cuerda, dadas las circunstancias. La opciones que me ofrece el sistema son ansiolíticos y antidepresivos. En realidad sería más barato que me devuelvan a mi casa, porque no estoy deprimida: estoy agotada y extasiada. Todos los sentimientos que tengo son normales.

    Me duelen mis compañeros que pasan por lo mismo, con los que me indigno y lloro

    Es viernes 22 de febrero y me duele, pero eso no es lo peor me duelen mis compañeros que pasan por lo mismo, con los que me indigno y lloro. Pero sobre todo y ante todo, me duele mi madre, que también está esperando volver a casa. Después de muchos años y unas oposiciones especificas de primaria, el grado cuarto y haber vivido lo mismo que yo (también se fue para darme mejor vida) sigue esperando volver a mi ciudad y quitarse las guardias y el coche.

    YO somos muchas madres y padres con antidepresivos, ansiedad y cierto grado de locura

    El dolor es curioso, porque yo lo siento, pero para ella debe ser abrasador. Lo vivió y ahora ve que lo siento yo. Yo no se si aguantaría saber que mis hijos llevan dentro esta carga, así que, para mí mi madre es mi heroína. A veces tomamos café y me cuenta que las injusticias pasan, que hay un ciclo en esto. Que las asuma y no las cargue, pero mi mochila está repleta.

    Y YO somos muchos… YO somos muchas categorías. YO somos muchas madres y padres con antidepresivos, ansiedad y cierto grado de locura. YO somos muchos que vivimos eternamente cansados. Yo no soy sola una mujer débil y doliente, somos una multitud maltratada compuesta por personas muy fuertes.

    Estamos en época electoral para los sindicatos, NO voy a votaros. Estoy harta de vuestra propaganda electoral enfocada a interinos (y YO somos muchos).  Además, muy mal enfocada porque solo favorece un sector que vive de interinidad en interinidad en su ciudad. Sin embargo, a aquellos que no tienen los puntos necesarios en bolsa (¿Qué bolsa?), o que quieren tener a opción de prepararse una oposición no los representáis.

    Una vida envenenada y de eternas renuncias por el sueño de una plaza

    Recordar: YO no soy YO. Esta es la historia de los muchos y de los tristes. De los que no olvidarán una vida envenenada y de eternas renuncias por el sueño de una plaza. Sueño que te escupe en la cara y se vuelve cenizas entre los dedos, mientras tus hijos te preguntan si de verdad te tienes que volver a ir, que ellos también se ponen malitos y que te quede a cuidarles. Mi vida son a veces 150 kilómetros de lágrimas.

    22 de febrero…. no tengo tan claro que nuestra tortura termine antes del 28, ni después. Y yo necesito volver a trabajar. Pero me envuelve el pánico y las lagrimas de pensar en que todo el esfuerzo, estudio y renuncias NO han servido para nada.

    Esto pasará, pero os aseguro que yo (nosotros) no lo vamos a olvidar. Si este texto llegara a alguien que tuviera cierto poder sobre el como hacer las cosas solo quiero que reflexione en esto:

    “A veces lo legal no es lo justo”.

    Lo que están haciendo en muchos sitios con las comisiones es legal y están en pleno derecho pero dista muchísimo de rozar la justicia. Para ser justo debería haber una bolsa (hay ya provincias que lo hacen,). Donde baremaran y te pusieran en una lista pública. Donde vieras en qué puesto te quedas y por lo menos hubiera esperanza (parece poco, pero es mucho). Donde hubiera imparcialidad y estuviera lejos de las apreciaciones personales de quien manda en ese momento, muy muy lejos de favoritismos.

    Bea Gómez

    Lassus - Asociación de Ayuda contra el síndrome depresivo

    7 comentarios

    1. Mucho ánimo, Bea. Un abrazo y ojalá se resuelva pronto.

    2. Lo siento mucho.
      Mucho änimo y a RESISTIR.

      Ya sabes lo que es la Administración, y más concretamente la JCCM-SESCAM… una verdadera m******.

      https://youtu.be/w_KFr-Lnxsk

    3. Yo también soy Tu

      YO también soy TU,otro número para el Sescam.
      Ojalá que alguien escuche tu voz , que es la de muchos y lleguen los contratos dignos y necesarios,las oposiciones y los traslados bianuales de todas las plazas libres. Que las movilidades geográficas y las comisiones de servicio necesarias sean adjudicadas según un baremo para conseguir que estén al alcance de todos por igual, que sean justas,inclusivas, y, que lograrán minimizar y acortar sufrimientos familiares como el tuyo ,8 años es mucho tiempo ,y demasiado si lo comparamos con lo poco que han tardado en dar comisiones a otros compañeros . Que se logre trasparencia en el sistema.Que en el Sescam se llegue a conjugar lo legal con lo justo.
      ENFERMERAS como TU nos dan voz , y, esperanza a enfermeras mayores como YO que seguimos sufriendo calladas porque el sistema nos sigue amordazando con el miedo.GRACIAS por tu VALENTÍA y por la FUERZA que nos das .
      Deseo que pronto puedas volver a trabajar sin verte obligada a dejar a tus hijos a 150 km.de distancia,si es así algo habrá mejorado en el Sescam.

    4. Las comisiones deben durar 2 años como dice el superior de Castilla la Mancha, y se deben ofertar en los traslados. Yo he denunciado y he ganado. Los delegados están con el SESCAM, el SESCAM está con las elecciones. La ley de conciliación está para cumplirla. Lucha Bea, lucha…y suerte.

    5. Animooo guapaaa. Espero tengas suerte.

    6. YO también soy TU ,otro NUMERO del SESCAM.
      Ojalá alguien oiga tu voz , que es la de muchos, y lleguen contratos dignos y necesarios,lleguen bianualmente las oposiciones y traslados con todas las plazas ,lleguen las movilidades geográficas y las comisiones de servicio que se necesiten según un baremo, para que todos tengamos las mismas oportunidades,que sean justas,inclusivas, y así se eviten casos como el tuyo ,8 años sufriendo una familia son muchos y demasiados si se compararon lo pco que han tardado en dar comisiones a otros compañeros,
      Que se consiga la trasparencia en el sistema y que en el Sescam se logre conjugar lo legal con lo justo.
      Gracias por ponerme voz con valentía ,por dar esperanzas a una enfermera mayor que calla por la mordaza de miedo que siente que le m pone el sistema.
      Te deseo que muy pronto puedas volver a trabajar sin tener que dejar a tus hijos a 150 km ,si esto pasara, algo habra mejorado en el Sescam
      GRACIAS por hacerme sentir que YO soy Tu y que TU y Yo somos MUCHOS.
      GRACIAS por la fuerza que nos das.

    7. yo tambien soy BEA

    Comentar

    Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

    *

    Diario Sanitario · Sapere aude | Atrévete a saber

    Suscríbete a nuestra lista de correo

    Apúntate a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias de Diario Sanitario.

    Te has suscrito satisfactoriamente!