• promoción nuevo mini
  • El sentido de Nuestra Señora para los médicos

    El Autor

    Blas González

    Presidente del Colegio Oficial de Médicos de Albacete

    Yo estaba de guardia, un día normal, tiempo antes de iniciar la pandemia. Y me preguntó una anciana: -¿Dónde puedo encontrar la capilla? Tenía los ojos ligeramente enrojecidos. La acompañé a la entreplanta del Hospital General, entré con ella, y después de darme las gracias, se sentó. Había varias personas, todas sentadas, todas mujeres, todas en silencio reverencial. Alguna emocionada. Supuse que rezaban por algún enfermo ingresado. Yo quedé impresionado.

    Premio Princesa Asturias 2020

    Al salir me hacía una pregunta: ¿No estaremos desasistiendo esa parte espiritual que la enfermedad parece destapar en enfermos y familiares? Cada 27 de junio, los Colegios de Médicos de España celebramos la fiesta de nuestra patrona, Ntra. Sra. del Perpetuo Socorro. Y nos reunimos a cenar porque nos gusta vernos, charlar, conocer a los nuevos MIR, reconocer a nuestros recién jubilados. Pero, ¿por qué y cuándo se forjó este patronazgo? Investigué en internet. Y reproduzco, resumida, la Carta Apostólica fechada en 1962 por el Papa Juan XXIII.

    Donde no llegue la ciencia actúen la fe y las oraciones

    «El ejercicio de la medicina es noble (…) en sumo grado (…) pues quienes curan los cuerpos (…) suavizan los sufrimientos del alma y precisan mucha caridad vdado que no siempre está en las manos del médico el sanar a los enfermos (…) donde no llegue la ciencia actúen la fe y las oraciones. Por esto juzgamos saludable la determinación, de los médicos españoles, de elegir espontáneamente (…) a la Virgen del Perpetuo Socorro como Patrona de los médicos españoles (…) Y dado que los Colegios Médicos de toda España, por medio de nuestro querido hijo el insigne doctor Antonio de Soroa Pineda, nos han pedido que ratifiquemos esta elección, accedemos cordialmente a sus ruegos».

    La Virgen del Perpetuo Socorro, nuestra Patrona

    Perpetuo Socorro

    De origen incierto, el cuadro original que representa a la Virgen pudo ser pintado por el mismo S. Lucas y destruido en Constantinopla en 1453 por los Otomanos. La copia bizantina, en madera, parece proceder de la isla de Creta, entre los siglos X y XI. Con la invasión otomana, un comerciante adinerado, para protegerla, decidió llevarla a Italia. Siglos después, ante el afán destructivo de Napoleón, un padre agustino logró llevarse secretamente el cuadro.

    Actualmente es venerado en la Iglesia de S. Alfonso, en Roma. En la sede de nuestro Colegio existe una copia. Repleto de símbolos, representa a María con Jesús niño. Las letras griegas al lado de la corona de María la identifican como la “Madre de Dios”. Las tres estrellas sobre su cabeza y hombros indican su virginidad antes, durante y después del parto. Las iniciales al lado del Niño “ICXC” significan “Jesucristo”, y las letras griegas en su aureola, “owu” significan “El que es”.

    Gracias a quienes día a día hacéis de nuestra profesión una historia digna de ser vivida

    El Niño observa a dos ángeles que le muestran los instrumentos de su futura Pasión mientras agarra fuertemente con las dos manos la de su Madre, quien lo sostiene en sus brazos. Nuestros predecesores en la medicina vieron en las manos de María su amoroso cuidado por Jesús. Durante estos dos años de pandemia, los enfermos, en su vulnerabilidad, se han agarrado vivamente a las manos consoladoras de sus cuidadores. Hoy más que nunca, este cuadro representa la nobleza y la caridad de nuestros cuidados. Gracias a quienes día a día hacéis de nuestra profesión una historia digna de ser vivida.

    ✒️Artículo publicada en la revista del Colegio de Médicos

    Hemeroteca

    «El capellán del hospital no está para echar sermones»

    Comentar

    Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

    *