• SOS de los neumólogos y torácicos a las autoridades

    Los neumólogos y cirujanos torácicos de Castilla-La Mancha, a través de su sociedad científica, piden a las autoridades de la región que inviertan en unidades de cuidados respiratorios, tanto para afrontar, si la hubiera, una segunda oleada del coronavirus, como para tratar las secuelas de ésta que empieza a remitir.

    El Autor

    Raúl Godoy Mayoral

    Neumólogo, presidente de la Sociedad Castellano Manchega de Patología Respiratoria

    Estamos inmersos en una tragedia a nivel nacional y mundial. La enfermedad por SARS-COV-2 ha afectado con especial saña a nuestra región, Castilla-La Mancha. Las carencias estructurales existentes en los servicios de Neumología de nuestra región ha sido puesta de relieve en la necesidad de adaptarse de forma rápida y sin medios a un nuevo reto asistencial para la atención de pacientes muy graves y altamente contagiosos.

    unidades cuidados respiratorios

    Castilla-La Mancha necesita más unidades de cuidados respiratorios

    La Neumología, en esta nueva patología, es una especialidad clave, ya que el órgano principalmente afectado es el pulmón, produciéndose cuadros de afectación respiratoria que en muchos casos, por su gravedad, requiere de unos cuidados específicos y especializados que no siempre pueden ser asumidos por las UVI.

    Algunas unidades de neumología han logrado adaptarse con más o menos
    medios, consiguiendo crear unidades de cuidados respiratorios (UCRI), aunque con dificultades para cumplir los estándares básicos de calidad definidos por la Sociedad Europea de Respiratorio (ERS); dichas unidades deben ofrecer monitorización continua y terapias respiratorias específicas (Ventilación no invasiva, terapias de alto flujo, terapias de control ventilatorio, de incremento de presión de la vía aérea, etc) con seguridad y eficiencia tanto para el paciente como para el personal que lo atiende.

    Otros servicios no han sido capaces de adaptarse adecuadamente por problemas organizativos y múltiples carencias, lo que ha repercutido en que la asistencia no sea la óptima en Castilla-La Mancha.

    Tras esta avalancha de pacientes, algunos en estado muy grave, nos vamos a tener que enfrentar a un problema en el futuro próximo, que es el seguimiento de las patologías residuales. Esto supondrá que tendremos que identificar a los pacientes que requieran un control estrecho y una actuación adecuada para minimizar las secuelas respiratorias, actuando de la manera más eficiente y correcta posible.

    Tres peticiones

    Además de continuar con el control de todas las patologías pulmonares crónicas y agudas que requieren ventilación mecánica no invasiva. Hemos realizado una encuesta a los profesionales en la patología pulmonar de
    Castilla-La Mancha a través de la Socampar. Una de las preguntas claves era comentar de forma abierta qué era lo que podíamos aportar y qué ayuda debíamos de solicitar a la administración. Tres temas se han repetido de forma insistente en las respuestas, que es por lo que escribimos esta carta y solicitamos vuestra colaboración:

    1. Mantenimiento y mejora de las UCRI que se han constituido y formación de nuevas unidades, de manera que los 7 grandes hospitales de nuestra región cuenten con una de ellas a cargo de neumología: hospitales de Talavera de La Reina, Toledo, Guadalajara, Cuenca, Ciudad Real, Alcázar de San Juan y Albacete.
    2. Adaptación de las consultas específicas de neumología para asumir y organizar el seguimiento de los pacientes con secuelas pulmonares por COVID, y poder ofrecerles la atención más eficiente posible, sin menoscabo con la atención al resto de pacientes respiratorios.
    3. Recursos materiales y humanos para hacer frente a estas necesidades, sin menoscabar la calidad en la atención.

    El establecimiento de las unidades de cuidados respiratorios es una necesidad que ya estaba solicitada anteriormente a la llegada de esta tragedia. De haber dispuesto de estas unidades operativas y con dotación adecuada, hubiésemos estado muchos más preparados para afrontar la atención a estos pacientes.

    Salvan vidas

    Estas unidades, en los hospitales donde se han podido constituir, han tratado con éxito a pacientes que no eran candidatos a cuidados intensivos, ayudando a evitar colapsos en las UCI (posibilitando también el alta precoz en las mismas y dando tiempo a los pacientes que tenían que ingresar en ellas).

    Esperamos que consideren nuestra petición y nos ayuden a estar preparados para nuevos incrementos en la demanda de esta enfermedad (entre ellos la temida segunda ola), la posibilidad de nuevas epidemias, la atención posterior en consulta y a nuestra práctica habitual.

    Sin más se despide, en nombre de los neumólogos y cirujanos torácicos de
    Castilla-La Mancha, además de otros profesionales dedicados a la patología respiratoria.

    Estamos a disposición de todos ustedes.
    Dr Raúl Godoy Mayoral
    Presidente de SOCAMPAR

    Lassus - Asociación de Ayuda contra el síndrome depresivo

    Un comentario

    1. Esperamos no tener una segunda oleda de COVID-19 pero si la hubiera o hubiese debemos estar en cmejores condiciones para su respuesta desde los servicios sanitarios y especialmente aquellos que soportado el mayor peso de ls que destacaremos los neumologos,por lo que se necesitan estas unidades UCRI

    Comentar

    Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

    *