• Cómo sobrevivir a la residencia sin morir en el intento

    Juan Javier Andrés

    Rescatamos en esta ocasión todo un clásico de las novelas de medicina, Memorias de un médico interno. Fue la primera obra que escribió Robin Cook y lo hizo mientras servía en un submarino estadounidense a principios de los años setenta. A pesar de sus obligaciones en el ejército la medicina no era nada ajena para este novelista. De hecho, estudió medicina y ejerció antes de volcarse en la literatura sin abandonar jamás ese ojo clínico en sus novelas. Un sexto sentido que ya se atisbaba en estas memorias de un médico novato. Pueden parecer surrealistas. Pueden parecer satíricas. Por momentos resultan desternillantes. Pero la demoledora realidad que denunciaba esta novela en 1972 puede que no se aleje mucho de la realidad médica de 2021. Por desgracia.

    memorias médico interno

    Todo un año de médico interno en un hospital de Hawai. Es el bautismo de fuego que le espera a un médico novato, Peters. Es todo un baño de realidad al que se enfrentará entremezclándose muchos sinsabores, pocas alegrías, muchísimo sueño, bastante cansancio y, sobre todo, la falta de ayuda y enseñanza por parte de sus superiores. «Como interno soy explotado lo mismo que un país subdesarrollado en sus tratos con una potencia colonialista” relata este médico interno que, según se suceden las páginas, se vuelve cada vez más desilusionado con la práctica de la medicina.

    La mordaz sátira de un médico interno

    Así, el joven interno comprobará cómo los pacientes acaban siendo meras operaciones quirúrgicas. También verá como la humanidad y la compasión entre colegas dejan pasan al egoísmo. Sentirá cómo el cansancio lo puede todo en el día a día. También presenciará cómo la injusticia domina muchas situaciones. Sobre todo, vivirá en sus propias carnes cómo los médicos internos acaban haciendo de todo sin saber de nada con un detalle nada baladí. “Nos dejan hacer cualquier cosa después de que se ha puesto el sol, cuando no hay nadie que pueda enseñarnos algo, pero nada durante el día, cuando podríamos aprender”, denuncia.

    Citas destacadas:

    «A veces, cuando me llaman en la mitad de la noche por un paro cardíaco, de repente me doy cuenta de que estoy deseando que el enfermo se muera para poder volver a la cama. Así es como estoy de cansado y harto. En cierto modo, he dejado de pensar en los pacientes como personas»

    «No siempre ando envuelto en la niebla. Sólo se trata de que desarrollé una habilidad especial para seguir durmiendo mientras hago algún trabajo simple en medio de la noche»

    memorias médico interno Robin Cook

    «Cuando iba acercándome al fin de la carrera, comencé a ver con claridad que convertirse en médico significaba entregarse al sistema, como un pedazo de madera a la sierra. Al salir de la máquina, seguramente iba a ser mercancía fácil, vendible y llena de conocimientos. Pero, así como vuela el serrín, iban a volar esos rasgos no productivos de la personalidad: la compasión la humanidad y el instinto de curar»

    «Esos desplantes son típicos de muchos cirujanos. La mayor parte de las veces se comportan como niños malcriados; en particular, en lo que se refierte a los instrumentos que ellos mismos tienden a tirar por cualquier parte y a usar de maneras inesperadas»


    • Título: Memorias de un médico interno.
    • Autor: Robin Cook.
    • Género: novela realista.
    • Año de publicación: 1972.
    • Páginas: 285.
    • Comentario: muy entretenida

    ➡️ Puede consultar más libros en la sección ‘Biblioterapia’

    Comentar

    Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

    *