• Formación médica y fariseos

    El Autor

    Julio Valer Corellano

    Facultativo Especialista de Área de Anatomía Patológica

    El miércoles día 22 los medios de comunicación publicaron una noticia preocupante, una más. Nuestros legisladores aprobaron una normativa mediante la cual se prohibirá la financiación por parte de la industria farmacéutica, o cualquier casa comercial de la formación del personal sanitario (no solamente médico). Votaron a favor los partidos más corruptos del país, qué curioso.

    Bajo sospecha

    De entrada, nos ponen bajo sospecha, sin presunción de inocencia, a toda la profesión médica, biólogos, químicos, bioquímicos, farmacéuticos, psicólogos, fisioterapeutas, diplomados de enfermería, técnicos de laboratorio, técnicos auxiliares de enfermería, matronas y otro personal sanitario. Siempre el ladrón cree que todos son de su condición. Ya intentaron contemplarlo como retribución en especie.Se dieron cuenta del error y rectificaron.

    En mi especialidad, los laboratorios farmacéuticos desde el año 2010 nos han apoyado en la asistencia a reuniones, cursos, jornadas para actualizarnos en diferentes áreas del diagnóstico de patología tumoral, en mi caso en el cáncer de pulmón, donde los inhibidores de la tirosín quinasa y la inmunoterapia han supuesto un gran avance para el tratamiento del carcinoma no microcítico.

    Ellos son los que están en primera línea y disponen de la información necesaria. Los profesionales tenemos suficiente capacidad para filtrar la información y ampliarla.Lo difícil es acceder a ella en estos momentos, por la ingente cantidad de trabajos que se publican. El Complejo Hospitalario Universitario de Albacete es centro de referencia, y con gran esfuerzo del personal de anatomía patológica, neumología, oncología, cirugía torácica, servicio de farmacia, radioterapia y radiología estamos colaborando para que todos los enfermos puedan recibir el diagnóstico y tratamiento adecuados, a pesar del desinterés en algunos momentos de nuestros gestores sanitarios.

    Nuestro delito: billete de tren y noche de hotel

    Reuniones fuera del horario laboral y fines de semana. Nuestro delito: aceptar un billete de tren ida y vuelta, un bolígrafo, un cuaderno, cada vez más escasos, una estancia en un hotel digno cuando eran dos jornadas, y algún catering. Desgraciadamente los expertos no visitan Albacete y nos tenemos que trasladar a Madrid, Valencia o Murcia. Requisito imprescindible era rellenar un cuestionario con tus datos personales, lugar de trabajo, firmado, para que la autoridad competente controle todos tus movimientos e intenciones.

    Se propone que la formación la ofrezca nuestro servicio público de salud, Sescam y Consejería de Sanidad. Largo me lo fiáis. Poca confianza no, ninguna.

    ¿Quiénes nos formarán en el Sescam?

    Sabemos a quiénes elegirían, los prebostes del Sescam, para nuestra formación, al amiguete de turno y partido. Jamás a uno de los mayores expertos en patología pulmonar tumoral y no tumoral, responsable del departamento de Patología, en un hospital de Nueva York.

    Adenocarcinomas de pulmón

    En el año 2011 nos presentó en persona, en una reunión multidisciplinar organizada por un laboratorio farmacéutico, la clasificación de los adenocarcinomas de pulmón. Se acababa de publicar ese mismo mes en una prestigiosa revista y que revolucionaba el tratamiento de dicho cáncer. El laboratorio tuvo la osadía de invitarnos, pagarnos el billete de tren, facilitarnos el transporte a un hospital de las afueras de Madrid, un refrigerio, y la vuelta a nuestros lugares de residencia, todo ello en un día, sin ningún fallo.

    Los que acudimos a esa reunión estuvimos actualizados en un jornada. Adquirimos información que nos hubiera costado conseguir, con mucho esfuerzo, un año de nuestra vida. Por supuesto sin la ayuda de nuestros insignes administradores sanitarios de nuestra región. Los nuevos fármacos necesitaban para su aplicación al enfermo, la determinación de unos biomarcadores moleculares en las células tumorales.Para ello los centros debían disponer de tecnología adecuada en biología molecular.Que causalidad nuestro hospital no la poseía, ni se preocupó en conseguirla. Algunos hospitales de Madrid sí. Las industrias farmacéuticas implicadas nos facilitaron la logística para el envío de las muestras a otros centros, fuera de Castilla La Mancha, dotados del personal y las técnicas adecuadas.

    Siempre a costa de los profesionales

    Nuestros gerentes, directores, subdirectores ni se interesaron: “nos lo hacen gratis”. Aparecieron nuevos fármacos todos ellos relacionados con nuevas alteraciones genéticas en las células tumorales. Los laboratorios ampliaron su oferta aunque no tuvieran relación con el medicamento que comercializaban, uniendo esfuerzos entre ellos.Las autoridades siguieron diciendo: “nos lo hacen gratis”. Para ellos nada es importante, siempre que sea a costa de los profesionales, de su tiempo, vida personal y familiar.

    En las últimas semanas están utilizando una tecnología que no sabían que tenían para la determinación del virus SARS-cov2. Luces y colores en acción. Estos fariseos nos tendrán que explicar quién proporcionó y financió la formación del personal hace años, para su uso en la determinación del HPV. Quién les criticaría si la empresa que ha diseñado la tecnología, y los reactivos se encarga de la formación. Solamente los estúpidos y malvados.

    Dinero público para los amigos

    No se preocupen, en los últimos meses no hemos necesitado, ni billetes de tren, ni bolígrafo, ni cuaderno, ni nos han ofrecido una croqueta, un pincho de tortilla o una empanadilla. Las empresas privadas se adaptan, nuestros gestores sanitarios no. Las reuniones las organizan “on line”, con participación de expertos españoles y de otros países, en nuestra casa y fuera del horario laboral por supuesto. Pero no se deben permitir, la “norma” por encima de todo, la formación será “oficial”, homologada por la autoridad competente y los comisarios políticos.

    Hay que repartir dinero público a los amigos, devolver favores y consolidar fidelidades.

    Hablaremos de la era preCovid19 y de la era postCovid19.Nos quieren convencer que en medio nada ha sucedido. Pero la nada como en un famoso relato invadirá todo el reino. Ningún héroe nos rescatará, impedirlo va a depender de todos nosotros.

    Todo está regulado

    Toda la formación privada está regulada. Si es necesario incrementar los controles, hágase, ningún problema. Cada especialidad es diferente y no todo lo que se está financiando es igual. No son solamente los famosos congresos.Esta casta parasitaria con la ayuda de sus esbirros y la caterva de mediocres que les rodean, en vez de solucionar los problemas, los crean y agravan.

    Pase lo que pase, aunque nos humillen todos los días y a todas las horas, seguiremos adquiriendo los últimos conocimientos, que nadie lo dude.

    Hemeroteca

    ¿Por qué nos odiáis?

    De talentos y doncellas necias

    Lassus - Asociación de Ayuda contra el síndrome depresivo

    Comentar

    Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

    *