• ¿Quién teme al wifi?

    Nadie debería temer un problema de salud relacionado con el uso de los teléfonos móviles o el wifi. Se debe temer a la adicción o a los problemas posturales, pero no a las ondas electromagnéticas. Así lo ponen de manifiesto años de investigación y publicaciones. El último trabajo, llevado a cabo en Albacete, concluye que la exposición a campos electromagnéticos en esta ciudad se encuentra muy por debajo de los límites máximos recomendados por la Comisión Internacional de Protección de Radiación no Ionizante (ICNIRP).

    ¿Quién teme al wifi?
    Fotografía y texto: UCLM

    “Caracterización de la exposición personal a los Campos Electromagnéticos Radiofrecuencia y evaluación de la percepción del riesgo en Albacete (España)” es el título del estudio llevado a cabo en la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM).

    En esta última investigación se ven los resultados de exponer a ciudadanos a Campos Electromagnéticos de Radiofrecuencia (CEM-RF) en Albacete, así como la percepción del riesgo por parte de los participantes como voluntarios y de una muestra representativa de la población no participante, sobre los posibles efectos de estos CEM-RF en la salud de las personas.

    La exposición a campos electromagnéticos está muy por debajo de los limites máximos recomendados

    El artículo de investigación lo ha publicado la estudiante mexicana de doctorado en el programa de Ciencias y Tecnología aplicadas a la Ingeniería Industrial, Raquel Ramírez Vázquez. Firman los profesores de la UCLM: Jesús González Rubio, Enrique Arribas y Alberto Nájera, director del trabajo.

    Las conclusiones de la investigación muestran, tal y como señalan desde el grupo, que la exposición personal a campos electromagnéticos de radiofrecuencia registrada se encuentra muy por debajo de los límites máximos recomendados por la Comisión Internacional de Protección de Radiación no Ionizante (ICNIRP).

    Las fuentes de exposición fueron DECT, teléfonos móviles y wifi

    Las principales fuentes de exposición fueron Telecomunicaciones Inalámbricas Mejoradas Digitalmente (DECT), seguidas de teléfonos móviles y wifi. “Hemos podido comprobar que, al compartir los resultados de las mediciones, disminuyó la percepción que tenían los participantes en el estudio sobre los posibles efectos de los CEM-RF en la salud”.

    Este artículo ha sido publicado en la revista Environmental Research, que tiene un factor de impacto en Journal Citation Reports de 4.732, ocupando el duodécimo de 181 en la Categoría Public, Environmental & Occupational Health. https://doi.org/10.1016/j.envres.2019.02.015

    También le puede interesar:

    No detectan relación entre el cáncer y el móvil

    Wifi: ¿Un peligro para la salud?

    Lassus - Asociación de Ayuda contra el síndrome depresivo

    Comentar

    Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

    *

    Diario Sanitario · Sapere aude | Atrévete a saber

    Suscríbete a nuestra lista de correo

    Apúntate a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias de Diario Sanitario.

    Te has suscrito satisfactoriamente!