• La lucha de Patricia suma cerca de 300.000 firmas

    “Me pide que, por favor, la deje morir, que ella no quiere seguir viviendo así… Yo le digo: “Cariño, ¡Jamás voy a dejar que te apagues! ¡Te prometo que volverás a vivir!». Así empieza la petición de una madre, Patrica Cervera, que reclama unidades especializadas para tratar trastornos de la conducta alimentaria (TCA), como la anorexia, en todos los hospitales, ya ha recogido cerca de 300.000 firmas que presentará la próxima semana a la Junta de Andalucía.

    Trastorno de la conducta alimentaria
    Imagen con la que Patricia Cervera ilustra la petición.

    Cerca de 300.000 personas solicitan Unidades Especializadas para los Trastornos de la Conducta Alimentaria

    La petición de esta madre andaluza, de la que Diario Sanitario se hizo eco en el mes de abril: «Una madre pide ayuda para tratar la anorexia de su hija«, solicitando más unidades especializadas para los trastornos de la conducta alimentaria, ya suma casi 300.000 firmas de apoyo en la plataforma Change.org.

    Patricia Cervera, madre de una joven con anorexia desde los 13 años, que ahora va a cumplir 21, recuerda que las personas que sufren anorexia, bulimia o cualquier otro trastorno, niñas adolescentes en su mayoría, padecen el abandono del sistema público de salud, dando lugar a la cronificación de la enfermedad.

    Ahora, tras su larga lucha y el apoyo de cerca de 300.000 personas, el próximo martes, 28 de mayo, va a entregar a la Junta de Andalucía todas estas firmas, porque como indica, «nadie elige estar enfermo, ni su hija ni nadie». Defiende que las Unidades Especializadas para los Trastornos de la Conducta Alimentaria son necesarias en todas las comunidades autónomas.

    «Hemos pedido que el martes alguien nos reciba en la Junta de Andalucía, para hablar de cuándo nos van a ofrecer una solución», Cervera

    «Estamos poniendo todo nuestro esfuerzo en conseguir nuestro objetivo y hemos pedido que el martes, cuando hagamos entrega de todas vuestras firmas, alguien nos reciba en la Junta de Andalucía, para hablar de cuándo nos van a ofrecer una solución», remarca Patricia Cervera.

    La entrega de firmas tendrá lugar en Sevilla el martes a las 11,30 de la mañana. Y este movimiento organizará unas jornadas informativas el próximo día 30 de mayo en La Zubia (Granada), con motivo del Día Mundial de las TCA, el 2 de junio.

    Debido a la ausencia de tratamientos adecuados, los pacientes padecen el abandono del sistema público de salud

    «Las personas que sufren anorexia, bulimia o cualquier otro trastorno alimentario, niñas adolescentes, en su mayoría, debido a la ausencia de tratamientos adecuados de la enfermedad, siguen padeciendo el abandono del sistema público de salud, en algunas Comunidades Autónomas, como es el caso de Andalucía, dando lugar a la cronificación de la enfermedad con resultados irreversibles», explica Cervera en su petición.

    Patricia Cervera: «La enfermedad llega a resultados irreversibles, como el deterioro tanto físico como mental, llegando incluso a la propia muerte, bien por suicidio, bien por fallos en órganos vitales»

    Las consecuencias de no tratar a tiempo estas enfermedades son, como expone esta madre: «grave deterioro tanto físico como mental, llegando incluso a la propia muerte, bien por suicidio, bien por fallos en órganos vitales. Y, no afecta sólo a la salud de la persona enferma, es toda la familia la que se encuentra completamente agotada y destrozada».

    Estos niños y jóvenes, «a quiénes se les niega el derecho a la vida, un derecho fundamental de todo ser humano, necesitan un tratamiento real y no «parches»

    Estos «enfermos» desatendidos por nuestro sistema sanitario son, o pueden ser, nuestras niñas y niños, nuestros jóvenes; a quiénes se les niega el derecho a la vida, un derecho fundamental de todo ser humano. Necesitan un tratamiento real y no «parches», que no son más que una falsa apariencia de que «algo se hace»: así no se va a solucionar este grave problema.

    Castilla-La Mancha cuenta con dos unidades especializadas, mientras que Andalucía no tiene

    «Mi hija nunca ha tenido la menstruación, no ha podido terminar sus estudios, sus huesos son los de una persona anciana, apenas tiene masa muscular, su estómago ya no acepta ni el agua, sus piernas apenas la pueden sostener, su cabecita cuelga hacia un lado, y su risa dejó de sonar para siempre…», se lamenta esta madre, que recuerda que comunidades como Castilla-La Mancha tienen dos unidades especializadas para tratar esta enfermedad. Sin embargo, Andalucía, la suya, carece de ellas.

    Trastornos de la conducta alimentaria.
    Imagen de archivo.

    La petición, íntegra, de Patricia Cervera:

    «Urgente: Unidades Especializadas para los Trastornos de la Conducta Alimentaria, ¡YA!»

    Soy madre de una hija con anorexia desde los 13 años, ahora va a cumplir 21. Todos estos años las opciones de tratamiento han sido consultas ambulatorias, esporádicas, en salud mental, primero en unidades infanto-juveniles y, posteriormente, en unidades de salud mental de adultos.

    Sólo y, exclusivamente, ante mi insistencia, se le ingresaba en el hospital, cuando estaba muy grave.

    Sólo y, exclusivamente, ante mi insistencia, se le ingresaba en el hospital, cuando estaba muy grave. Son batallas continuas para que la atiendan; la otra opción es dejarla morir en casa, lentamente. 

    No solo tienes que lidiar con la grave enfermedad de tu hija sino que, además, tienes que estar continuamente batallando con el propio sistema sanitario que debe proteger nuestra salud y nuestra vida.

    Me he tenido que endeudar para intentar ayudar a mi hija, porque la Sanidad Pública no garantizaba ningún tratamiento real

    Esta situación me ha generado un importante deterioro en mi salud y afectado a mi otro hijo. Somos una familia monoparental y mis ingresos son los únicos que entran en casa. Me he tenido que endeudar para intentar ayudar a mi hija, acudiendo a especialistas privados, porque la Sanidad Pública no garantizaba ningún tratamiento real a mi hija.

    Por desgracia, incluso yendo a profesionales privados, lo que no ha podido ser con la frecuencia necesaria por falta de medios económicos, ya que requiere un tratamiento intensivo, no funciona, porque en los casos más graves, necesitan hospitalización y atención profesional las 24 horas del día.

    Hacen falta Unidades Especializadas en Trastornos de la Conducta Alimentaria ¡YA! Es la única solución real para poder ayudar a estas personas que tienen toda una vida por delante.

    ¿Cómo pueden los políticos darle la espalda a esta realidad tan cruel?

    Estas unidades ya existen en otras Comunidades Autónomas, en Castilla- La Mancha hay dos unidades para cinco provincias. En Andalucía hay ¡cero para ocho provincias! Es una vergüenza, ¡por favor! ¿Cómo pueden los políticos darle la espalda a esta realidad tan cruel?

    El Sistema Sanitario Andaluz está dejando que estas pacientes se mueran en sus casas. Lo único que existe es una pantomima. Sólo las familias que tienen mayor capacidad económica pueden acudir a centros privados «especializados».

    Dejar a estas jóvenes que se consuman poco a poco hasta su desaparición silenciosa: nadie se va a enterar

    La enfermedad, que se ha cronificado por la desatención de nuestro sistema sanitario, tiene dos vías: poder asumir los más de 2.000 euros mensuales, que cuesta un tratamiento en un hospital de día, ineficaz para los casos más graves, ya que las noches, fines de semana, festivos, incluso puentes vuelven a casa y sirve de muy poco o nada, o dejar a estas jóvenes que se consuman poco a poco hasta su desaparición silenciosa: nadie se va a enterar, sólo una familia completamente rota por el dolor y el abandono de su hija por quienes podían y debían haber prestado la asistencia necesaria.

    ¿Cómo se les puede abandonar de esa manera? ¿No hay escrúpulos para un problema que va en aumento, entre otras cosas, motivado por los propios problemas que genera la sociedad actual? 

    ¿Para eso tantas disputas políticas para asumir más y más competencias? ¿Para luego no atender las necesidades sociales? 

    ¿Nadie se hace responsable? ¿Dónde está el Estado asistencial? Ya ni qué decir de dónde andará ese Estado de Bienestar prometido ¿Para eso tantas disputas políticas para asumir más y más competencias? ¿Para luego no atender las necesidades sociales?  

    ¡Se trata de la vida de nuestros jóvenes! Es un problema muy serio y, me temo que, en aumento.
    ¡Hay que actuar ya!

    Puede firmar aquí la solicitud dirigida a Juan Manuel Moreno Bonilla, presidente de la Junta de Andalucía; Jesús Aguirre Muñoz, consejero de Salud y Familias; Catalina García Carrasco, viceconsejera de Sanidad, y María Luisa Carcedo Roces, ministra de Sanidad, Consumo y Bienestar Social.

    También le puede interesar:

    Una madre pide ayuda para tratar la anorexia de su hija

    Lassus - Asociación de Ayuda contra el síndrome depresivo

    Comentar

    Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

    *

    Diario Sanitario · Sapere aude | Atrévete a saber

    Suscríbete a nuestra lista de correo

    Apúntate a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias de Diario Sanitario.

    Te has suscrito satisfactoriamente!