• promoción nuevo mini
  • La huella de Albacete en la vacuna del coronavirus

    El Autor

    Juan Javier Andrés

    Periodista económico

    De vender en el extranjero ajos, mantillas, naranjas y hasta vino de Jerez en los años cincuenta a producir una de las vacunas contra el coronavirus para más de medio mundo. Cualquiera de los tres hermanos López-Belmonte, ya fuese el médico (Francisco), el abogado (Juan) o el ingeniero (Pedro), que dejaron Albacete tras la guerra civil para buscarse la vida en Madrid, jamás habrían soñado que el germen de toda aquella aventura, Rovi, se vaya a convertir, casi 75 años después, en una de las puntas de lanza globales para vencer al virus. Será la simbólica huella de Albacete en una de las vacunas contra el coronavirus.

    Albacete Rovi
    Juan López-Belmonte López (tercero por la izquierda), máximo accionista de Rovi.

    Rovi y los López-Belmonte

    La farmacéutica española se encargará de fabricar y envasar en viales una de las esperanzas mundiales contra el virus, la vacuna de la estadounidense Moderna. La trayectoria y propiedad de Rovi, cuyo nombre deriva de dos de sus fundadores, Robert y Vidal, ha estado prácticamente en manos de los López-Belmonte. Ahora la gestiona la tercera generación de la familia. La huella de Albacete, por muy simbólica que sea, quedará grabada en los millones de dosis que fabricará Rovi en Madrid para Europa, Asia y América, a excepción de Estados Unidos.

    El producto de Moderna tiene un nombre tan enrevesado como mRNA-1273. Es una de las armas farmacéuticas más prometedoras para vencer al COVID-19, con una publicitada eficacia del 94,5% según ha indicado la propia compañía. Sin embargo, este éxito no ha sido todavía refrendado por la comunidad científica internacional. Junto con la farmacéutica suiza Lonza, la española Rovi tendrá un papel crucial en la producción global de esta alentadora vacuna en 2021. Esto le permitirá dar un formidable salto en su dimensión, capacidad de producción y notoriedad.

    De Albacete a Madrid para buscarse la vida

    Será todo un estrellato mundial para una compañía que hunde sus raíces en aquellos duros tiempos de posguerra. Albacete es el punto de partida de esta historia. A principios de los años cuarenta, los tres hermanos López-Belmonte Olivas (Juan, el gran artífice de Rovi, vivía en la calle Octavio Cuartero) abandonan nuestra capital para buscarse el pan en la gran ciudad. A base de vender en el extranjero naranjas, ajos o vino de Jerez, entre otros productos, consiguen los dólares necesarios para importar del extranjero material de primera necesidad. Para ello, centran su atención en un nicho de mercado tan poco explotado como el farmacéutico.

    Aquella es la época en la que se convierten en uno de los principales importadores de penicilina de todo el país hasta el punto de que la gente hacía cola en su casa de Madrid para adquirirla. También es la época en la que se constituye en 1946 el germen de todo, Robert Riera. A los tres años esta sociedad es adquirida por uno de los hermanos, Juan, y otro socio, Luis Rubira Campo, casado con una de sus primas.

    Los supositorios y la heparina, cruciales en la historia de Rovi

    Esta empresa acabará transformándose en 1951 en Laboratorios Farmacéuticos Rovi. Es el embrión de la actual compañía y su rampa de lanzamiento en un complejo mercado en el que tienen sonados éxitos. Suyos son los conocidos supositorios de glicerina que, aunque se vendieron al gigante farmacéutico Pfizer en 1994, aún hoy conservan su nombre original. Suya también es la primera patente que hubo en España de la heparina que, por esos avatares del destino, nace de una pura necesidad familiar. A sabiendas de que su mujer padecía trombofibrosis, Juan trae a nuestro país un medicamento que acabará siendo la principal fuente de negocio de Rovi.

    Todos estos productos, a los que sumaron, por ejemplo, la importación de la terramicina (un antibiótico en pomada) durante una época, han marcado la trayectoria de Rovi. Ahora, la compañía, que cotiza en bolsa desde 2007 (vale más de 2.000 millones de euros), afronta el reto más decisivo de su historia, aquella que empezó hace más de 70 años en Albacete.

    Hemeroteca

    Moderna, la vacuna que quiere España para 2021

    España cuenta con vacunar del coronavirus en enero

    Comentar

    Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

    *