• Sedentarismo e inactividad física: ¿no son lo mismo?

    El Autor

    Juan Valiente

    Graduado en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte

    Empiezo a colaborar en Diario Sanitario y quiero que mis temas de debate estén motivados por las necesidades que observo en la sociedad de hoy en día, en los que la actividad física pueda cumplir un papel relevante. Intentaré arrojar luz sobre algunos temas que creen confusión o que se basen en falsos mitos, temas de actualidad y que considero que puedan ser de importancia para todos.

    inactividad física

    Una persona físicamente activa debería realizar 150 minutos semanales de actividad física moderada o 75 minutos de actividad vigorosa

    Todos sabemos la importancia que tiene hacer deporte y de los innumerables beneficios que reporta para nuestra salud. Si es cierto que cada vez hay más gente físicamente activa, las cifras de inactividad física y sedentarismo siguen siendo altas, reflejando más un propósito de buenas intenciones que de una práctica real.

    Pero la inactividad física y sedentarismo son conceptos que, si bien están relacionados, son diferentes entre sí y afectan de una forma bien distinta a nuestra salud. Vamos a intentar aclararlos. Por inactividad física entendemos al no cumplimiento de los mínimos establecidos por los organismos internacionales en materia de ejercicio físico. Estos organismos internacionales, como la Organización Mundial para la Salud (OMS), establece que una persona físicamente activa debería realizar 150 minutos semanales de actividad física moderada o 75 minutos de actividad vigorosa.

    El sedentarismo se refiere a la falta de movimiento en las diferentes actividades que realizamos durante las horas de vigilia a lo largo del día (OMS, 2009), como por ejemplo aquellas realizadas en nuestro tiempo de ocio, en los desplazamientos, lugar de trabajo, ambiente doméstico, etc. y que comportan un nivel bajo de consumo energético. Es decir, se refiere a las actividades que no requieren apenas ningún esfuerzo como el estar sentado, tumbado, ver televisión.

    Distinguir ambos conceptos es esencial ya que muchas personas teóricamente físico-activas piensan que están a salvo de enfermedades cardiovasculares y del riesgo de mortalidad, si con ello descuidan lo que hacen en su tiempo libre incrementando su nivel de sedentarismo.

    La inactividad física es el cuarto factor de riesgo de mortalidad a nivel mundial detrás de la hipertensión, el tabaco y niveles altos de glucosa

    Por tanto, lejos de ser catastrofista y más con el fin de sensibilizar, es conveniente saber que la inactividad física es el cuarto factor de riesgo de mortalidad a nivel mundial detrás de la hipertensión, el tabaco y niveles altos de glucosa, provocando más de 3 millones de muertes al año (OMS, 2009). Ser sedentario implica que estamos aumentando el riesgo de mortalidad o de sufrir alguna de las enfermedades crónicas no transmisibles como la diabetes o cáncer.

    Pasar más de 4 horas sentados al día incrementa el riesgo de padecer sobrepeso u obesidad

    Pasar más de 4 horas sentados al día incrementa el riesgo de padecer sobrepeso u obesidad, independientemente de la actividad física que se realice. De hecho, estos estudios demuestran que personas físicamente activas según las recomendaciones, pero que luego estaban más tiempo en conductas sedentarias, tenían mayor riesgo de mortalidad que aquellas que no cumplían con los mínimos de actividad física pero que eran menos sedentarias. Sin embargo, afortunadamente esto es reversible y la actividad física tiene el papel protagonista de la película.

    Pero… ¿y en España?, es verdad que somos más deportistas?, desafortunadamente las cifras no son muy alentadoras. Lejos de inundar este articulo con datos que podemos ver en este enlace, se puede resumir brevemente que hay una gran prevalencia de inactividad física en España y que el sedentarismo ocupa gran parte de nuestro tiempo.

    Sin duda estamos en la era tecnológica y de la información. Actualmente sabemos más de muchísimos campos y, como no, la actividad física se ha beneficiado también. Redes sociales, instituciones, los poderes políticos, la radio y, fundamentalmente la televisión, a través de programas como el de “Saber vivir” o el de “Puesta a punto” allá por los 80’, nos han acercado al mundo del deporte y de su mensaje de que hacer deporte es sano.

    Las pantallas

    Sin embargo, la tecnología y los avances de la era moderna son un arma de doble filo. Nos han dado tantas comodidades que el hombre ha dejado de moverse y ha pasado a ser más inactivo físicamente y sedentario, aumentando los tiempos de pantalla ante esa televisión que nos informa pero que también nos entretiene y nos entretiene de la peor forma: pasando mucho tiempo sentado.

    Mi motivación a la hora de elegir este tema la ha provocado las alarmas de mi foro interno por ver el gran desconocimiento y confusión de estos dos conceptos y que tanto perjudican a nuestra sociedad.

    El ser humano está diseñado para el movimiento

    Y una realidad es que muchos conocidos míos muestran su compromiso con el deporte y que, a decir verdad, cumplirían con las recomendaciones de actividad física anteriores, sin embargo, analizando su conducta sedentaria, vemos que pasan muchas horas sentado en el trabajo, en los desplazamientos y en sus horas de ocio y tiempo libre, sin saber que están en zona de peligro. Por tanto, como ya hemos visto anteriormente, el mensaje que quiero transmitir es que hay que ser activo físicamente y que ser físicamente activo no quiere decir que no podamos ser sedentarios con los problemas que acarrea.

    El diseño debe de cumplir a la función, y el ser humano está diseñado para el movimiento, siendo la inactividad una contradicción de nuestra evolución genética. El predominio del tejido muscular no es una casualidad sino el cumplimiento de la función: el movimiento.

    PD.- Dado que aquí empieza mi nueva aventura como colaborador en esta nueva sección de deporte y salud, quisiera antes de todo, agradecer a Diario Sanitario por su confianza puesta en mí para este papel. Ciertamente supone una verdadera responsabilidad, ilusión y motivación y que espero estar a la altura de este diario, tanto en lo laboral como en lo personal. Y en especial, agradecer a Carmen Piñero, pues ha sido la artífice de todo esto y que pocas palabras le bastaron para convencerme de este proyecto. Muchas gracias Carmen otra vez.

    Aquí puede consultar el blog de Juan Valiente

    Lassus - Asociación de Ayuda contra el síndrome depresivo

    Un comentario

    Comentar

    Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

    *