• La pandemia «hila» empleo para las mujeres solidarias

    Mujeres que empezaron en EPIS Solidarios, la iniciativa que ayudó a paliar el déficit de material sanitario con voluntarias, han creado la cooperativa «Puntuales», con la que cosen 8.500 mascarillas semanales.

    La cooperativa «Puntuales» cose 8.500 mascarillas a la semana

    Mujeres, desempleadas mayores de 45 años, de Albacete capital, Tarazona de La Mancha, Santa Ana y Aguas Nuevas han creado la cooperativa Puntuales que, de momento, se dedica a la confección de mascarillas. Empezaron en EPIS Solidarios, la iniciativa que les llevó a trabajar sin descanso durante el Estado de Alarma para tratar de paliar la falta de material de protección en residencias de ancianos y hospitales. Y hoy estas mujeres se labran su propio futuro.

    Su objetivo no es otro que disfrutar de lo que antes de la pandemia suponía una quimera para ellas, ganarse un sueldo con su trabajo. Así, la fórmula que han elegido para coser desde sus casas es la de la cooperativa, pero «sin fin de lucro». Todo lo que ganen más allá de su sueldo irá a fines sociales.

    Puntuales da forma cada semana a 8.500 mascarillas que cumplen con todos los requisitos sanitarios. De hecho, trabajan para la Policía Nacional, la Unidad Militar de Emergencias, Hostelería o aeropuertos.

    Además, la fórmula de Puntuales ha permitido a estas mujeres, con mayores y discapacitados a su cargo, compaginar las tareas domésticas con su nuevo empleo.

    Herederas de EPIS Solidarios

    Fue Ana Montero, una trabajadora social que trabajaba temporalmente en el Hospital Perpetuo Socorro, quien se dio cuenta de que faltaba material de protección y sobraban manos dispuestas a ayudar de forma voluntaria, pero hacía falta coordinación. Ella se convirtió en el nexo entre quienes necesitaban ayuda y quienes querían prestarla.

    De la noche a la mañana, Ana Montero organizó a su ejército agrupándolo en equipos. Así, en Albacete estaban Aguja Solidaria, Gorros y Calzas Solidarios, Batas Solidarias y Mascarillas Solidarias. A estos cuatro grupos, se sumaron la Unión de Puntadas Solidarias, de Aguas Nuevas y Santa Ana, la Asociación de Mujeres San Blas de Balazote, las Costureras de Ayora y el Voluntariado de Tarazona de La Mancha.

    Cada una desde su casa, sin conocerse ni tener la oportunidad de reunirse, encontró en la monotonía del confinamiento un motivo para madrugar y trabajar sin descanso. De hecho, EPIS Solidarios ha protegido a los hospitales de la provincia, a las ambulancias, a los centros de salud e incluso a la prisión. Ahora son «Puntuales».

    ¿Quiere hacer un encargo a Puntuales?

    Instagram

    Facebook

    Las «protectoras» del personal sanitario

    Lassus - Asociación de Ayuda contra el síndrome depresivo

    Comentar

    Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

    *