• Otorrinos, también entre los «imprescindibles COVID»

    Los otorrinos tienen un papel fundamental, por las numerosas traqueotomías que han sido y son necesarias, en el nuevo contexto del coronavirus. La COVID-19 ha demostrado que es una enfermedad que requiere a la práctica totalidad de las especialidades. Pero si bien los pacientes necesitan al neumólogo por el ataque frontal a los pulmones, el otorrino ha sido y es imprescindible en esta batalla porque las traqueotomías complicadas se reservan a estos especialistas.

    traqueotomías coronavirus

    Las traqueotomías han sido una constante en los peores momentos del coronavirus

    Así, los otorrinos son imprescindibles frente al coronavirus no porque el COVID-19 ataque a los oídos o a la garganta, que también, sino porque más de 600 personas, solo en Castilla-La Mancha, han acabado intubadas. Así, el Dr Antonio Belinchón ha explicado a Diario Sanitario que después de diez días de respiración artificial se recomienda retirar el tubo de la garganta y optar por la traqueotomía, una incisión en la garganta que durante los peores momentos de la crisis sanitaria se ha llevado a cabo a pie de cama y no en un quirófano por las circunstancias.

    Y es que el coronavirus ha demostrado que la peor de sus complicaciones, la temida tormenta de citoquinas, se ceba con los pulmones. En estas circunstancias, para que el paciente no se ahogue, la solución es intubar y recurrir a la respiración artificial. Pero, como la dependencia del respirador en esta nueva patología supera las dos semanas, intensivistas y anestesistas han recurrido a la traqueotomía, intervención que, cuando se complica, lleva a cabo el otorrino.

    En este contexto, en el que un 15% de los pacientes ingresados con COVID-19 ha necesitado ventilación mecánica como consecuencia de la insuficiencia respiratoria aguda provocada por esta enfermedad, ha sido necesario un nuevo protocolo.

    Otorrinos, intensivistas y anestesistas, de la mano

    Por ello, el procedimiento quirúrgico más frecuente durante la pandemia ha sido la traqueotomía. Así lo recoge el Documento de Consenso elaborado por la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL-CCC), la Sociedad Española de Medicina Intensiva, Crítica y Unidades Coronarias (SEMICYUC) y la Sociedad Española de Anestesiología y Reanimación (SEDAR) sobre la traqueotomía en pacientes con coronavirus COVID-19.

    El objetivo de este consenso es el de ofrecer una revisión de las indicaciones y contraindicaciones de traqueotomía, ya sea por punción o abierta, esclarecer las posibles ventajas y exponer las condiciones ideales bajo las cuales debe realizarse y los pasos a considerar en su ejecución.

    “La traqueotomía ha sido el procedimiento quirúrgico más realizado durante la pandemia cuando ha sido necesario prolongar la ventilación mecánica en los pacientes ingresados en la UCI”, explica el doctor Manuel Bernal Sprekelsen, coordinador del trabajo y del Grupo de Trabajo de Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL-CCC) y vicepresidente de la misma.

    El objetivo de la traqueotomía, destaca este especialista, “además de facilitar la ventilación pulmonar y la limpieza de las secreciones respiratorias, es el de mejorar el bienestar del paciente e intentar acortar la dependencia de la ventilación mecánica y su estancia en la UCI”.

    Traqueotomía, coronavirus y alto riesgo

    Debido a la alta tasa de transmisibilidad de este virus, sobre todo por vía respiratoria y por dispersión de gotas, la traqueotomía constituye un procedimiento de alto riesgo para los profesionales sanitarios. “Por ello, los otorrinolaringólogos tienen un riego especial frente a la COVID-19, lo que ha hecho necesario extremar las precauciones con equipos de protección individual (EPI) y seguir una serie de cuidados en cuanto al manejo de la vía aérea durante la intubación y la ventilación mecánica”, explica el doctor Bernal.

    El cuidado de los pacientes traqueostomizados y su desconexión de ventilación mecánica requiere de profesionales muy entrenados para evitar eventos adversos y riesgo de contagio”, añade la doctora María Cruz Martín Delgado, jefe del Servicio de Medicina Intensiva Hospital Universitario de Torrejón y antigua presidenta de la SEMICYUC. Por parte de la SEDAR, la doctora Rosa Mª Villalonga, vicepresidenta de la Comisión nacional de Anestesiología y Reanimación, recalca la necesidad de mantener estrictas medidas de aislamiento y protección.

    .

    Lassus - Asociación de Ayuda contra el síndrome depresivo

    Comentar

    Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

    *