• Como nos manifestemos los pacientes…

    Las listas de espera en la sanidad ya existían  en tiempos remotos; véase, por ejemplo, la piscina de Betesda (casa de la misericordia) evangelio de Juan (5, 1-15). A 100 m al norte del templo judío de Jerusalén había una piscina a la que acudían multitud de enfermos, ciegos, cojos y tullidos a la espera de que se removiera el agua pues el primero que entrara en ella, inmediatamente después del agite del agua, quedaba curado.

    sanidad asturiana

    La sanidad pública asturiana ha dotado a los ciudadanos con un Decreto

    Tal asunto era gestionado por un ángel que bajaba periódicamente a remover el agua. En esta especie de mini-HUCA obviamente no eran necesarias las especialidades médicas, pero no dejaba, al fin y al cabo,  de haber lista de espera aunque fuese lista de espera divina.

    Recientemente, la sanidad pública asturiana, puede que atendiendo a la teoría de colas o líneas de espera, ha dotado a los ciudadanos con un Decreto para la lista de espera y su gestión que nosotros, sin pretender que sea tan eficaz como la divina que aun yendo de uno en uno era rápida y resolutiva, esperamos sea capaz de resolver los problemas de la atención sanitaria. La dificultad está, sin embargo, en que los que sacan los Decretos son los primeros en incumplirlos.

    Estado del malestar

    Sí, ya sabemos que los recursos humanos y materiales son los que son y bla, bla, bla; en fin, todo eso que se dice para encontrar  justificaciones y no buscar soluciones (o no saber o querer buscarlas). ¿En Asturias, el llamado estado del bienestar en su versión sanitaria (excluidos de esta apreciación  los profesionales sanitarios  que se dedican plenamente a los pacientes y no a «politiquear») va camino de ser un estado fallido, un estado del malestar o acaso también  se deba  la ineficacia  a que «forma parte de la cultura administrativa de este país al igual que el problema de la burocracia urbanística» (Sr. Cofiño)?

    Hemos visto y oído cómo la enfurruñada adolescente y activista medioambiental Greta Thunberg clamaba que le habían robado su infancia y eso que le queda trecho de vida todavía.

    Nos están robando el sosegado disfrute de la vejez con las lentísimas colas de espera

    A muchos asturianos sí que nos están robando el sosegado disfrute de la vejez con las lentísimas colas de espera ya que para ser atendidos (primera consulta de especialista y en su caso operación) no es raro que  haya que aguantar con mala calidad de vida 16 o más  meses. No se extrañen pues nuestros gobernantes si algún día, tomando como ejemplo las movilizaciones de los pensionistas, una multitud de enfermos y tullidos se manifieste reiteradamente con pancartas reivindicativas y les coja a ustedes «sin piscina» porque, al igual que en la lista de espera, no se conoce ni el día ni la hora en que eso acontezca.

    Ramón Marcilla Llera (Asturias)

    Hemeroteca:

    El Hospital de Villarrobledo ya tiene quien le defienda

    Lassus - Asociación de Ayuda contra el síndrome depresivo

    Comentar

    Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

    *