• Las ambulancias temen que la ola de frío congele la nieve

    Después de las nevadas, Filomena se despide de Castilla-La Mancha con una ola de frío que amenaza a una sanidad agotada por los imprevistos. Si este sábado la UVI Móvil de Molina de Aragón (Guadalajara) trataba de quitar la nieve a palazos para acudir a un aviso, hoy la situación no hará sino empeorar con temperaturas de hasta siete grados bajo cero en Cuenca y Albacete y cinco bajo cero en Toledo, Guadalajara y Ciudad Real. La región ha suspendido las clases hasta el miércoles. Y es que este lunes los termómetros llegarán a once grados bajo cero en Cuenca o a nueve bajo cero en Guadalajara.

    ola frío castilla-la mancha
    Imagen de la UVI móvil que conduce Ángel Jesús Andrés atrapada en la nieve.

    Temperaturas bajo cero amenazan con complicar la situación

    Cuando aún no han conseguido doblegar al coronavirus, a los profesionales del ámbito sanitario se les ha presentado un nuevo enemigo. Cuando las vacunas, aunque a cámara lenta, daban cierta esperanza, los contagios por COVID aceleran junto a la presión hospitalaria. Mientras Castilla-La Mancha cierra Manzanares, recupera el cierre perimetral, mantiene el toque de queda y aumenta las localidades en Nivel 3, una nueva dificultad impredecible se suma a la rutina sanitaria.

    Si el Gobierno de Castilla-La Mancha advertía anoche de que el 71% de la red regional de carreteras estaba afectada por la nieve, hoy las heladas amenazan con complicar aún más la atención sanitaria. Los trabajadores tienen dificultades tanto para acudir a su puesto de trabajo como para responder a los avisos.

    Así, Ángel Jesús Andrés Lafuente, técnico en emergencias sanitarias, cruzaba anoche los dedos para que no hubiese nuevos avisos, ya que al último tuvieron que responder mientras quitaban la nieve a mano.

    Andrés La Fuente conduce la UVI móvil de Molina de Aragón, municipio guadalajareño que está a 140 kilómetros de su hospital de referencia, el de Guadalajara. En este contexto, la nieve y el hielo ponen en peligro a los vecinos.

    «Aquí suele nevar, pero tanto no», recordaba Andrés Lafuente mientras explicaba que el temporal Filomena les ha dificultado incluso la salida del vehículo, que aunque tiene ruedas de invierno y está preparado con cadenas, se ha visto superado por los 40 centímetros de nieve que había en la cuneta.

    Las imágenes que deja Filomena

    Comentar

    Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

    *